Reconocer y evitar el estrés en los niños

Síguenos

sad-boy1.JPG

Hace unos días se publicaron los datos de un estudio realizado a un total de 1.094 niños de entre 8 y 12 años a través de una herramienta denominada “Inventario de Estresores Cotidiano”.

Dicho inventario reune veinticinco items de situaciones diarias vinculadas a las calificaciones escolares, los problemas de salud, la familia o la relación entre iguales, todas relevantes en el desarrollo infantil.

Una vez más recibíamos la noticia de que diversos factores como la soledad o el exceso de tareas durante la jornada podía producir estrés en nuestros hijos y a causa de esto, los niños padecer consecuencias entorno a su salud física y mental.

Estoy completamente segura que puede ser de una gran utilidad el tener a mano una serie de pautas a seguir si percibimos que en nuestros hijos hay determinados detalles de su conducta que nos alertan de que algo les ocurre.

Por este motivo he recopilado algunos puntos para identificar el estrés e nuestros hijos y así poder proceder en consecuencia si tenemos claro que este es el problema que están padeciendo, aunque sin olvidarnos que siempre para descartar cualquier patología médica de otro tipo, lo mejor es primero acudir a su pediatra quien evaluará otro tipo de trastorno diferente al estrés.

Una vez que tengamos la tranquilidad de que nuestro hijo no padece ninguna otra alteración podremos empezar a poner en práctica unos sencillos consejos para evitar el estrés en nuestros hijo, pero antes debemos conocer los siguientes puntos que pueden indicar que nuestros niños están viviendo situaciones de estrés.

Signos y señales que indican que un niño puede estar experimentando es estrés:

Dolor de cabeza

Resfriados frecuentes

Dolor de cuello

Irritabilidad creciente

Tristeza

Pánico o enojo

Estar más inquieto de lo normal

Problemas para relajarse o dormir

Letargo o somnolencia

Exceso de energía

Retroceso en las conductas madurativas

Hábitos nerviosos: comer uñas, chupar dedo, etc.

Problemas con sus compañeros

Técnicas para ayudar a niños y niñas con estrés:


Contacto físico: los abrazos ayudan a los niños a relajarse y acrecentar su autoestima.

Escúchelos: pregúnteles cómo se sienten.

Aliéntelos: ayude a los niños a encontrar algo que hagan bien y dígales cuán orgulloso se encuentra de ellos.

Honestidad y apertura: hable a los niños y aliéntelos a expresar sus sentimientos alegremente.

Seguridad: trate de ser consistente.

Ejercicio físico: el ejercicio ayuda a quemar sentimientos estresantes.

Humor: ayuda al niño a ver el lado gracioso de las cosas.

Silencio: permita a los niños un tiempo para estar en tranquilidad y silencio.

Dieta balanceada: ayude a los niños a tener una dieta balanceada.

Como veis tanto los síntomas como las técnicas que se ofrecen resultan bastante evidentes para los padres en relación a que algo les está ocurriendo y como actuaríamos cada uno de nosotros. En realidad la parte de consejos para ayudarles me parece esencial para una buena relación cono los hijos estén estresados o no. Creo que todos estos consejos que se dan como abrazar, escuchar, animar, dar seguridad, hacer reír a nuestros hijos… son la base de una relación familiar sana y que les evitaría llegar a estar estresados en algún momento de su infancia.

Si creemos que nuestro hijo está padeciendo un trastorno de estrés y nuestro médico lo confirma, además de poder utilizar todas estás herramientas como padres, propongo que lo primero que debemos hacer es analizar qué tipo de vida estamos llevando nosotros mismos. Solamente después podremos internar remediar qué es lo que ocurre a nuestros hijos. Porque no podemos llevar una vida que se base en ir pisando a tope nuestro propio pedal de aceleración.

Sitio oficial| psicopedagogia.com,
Más información| psicothema.com
Vía| ABC
En Peques y más| Digamos No al estrés infantil
Foto| left-hand

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios