Sigue a

nina-durmiendo.jpg

Desde Zona Pediátrica nos dan algunos consejos para tratar la “somniloquia” (o hablar dormido) en los niños. El site es argentino, y está formado por profesionales de la pediatría que desde su formación y experiencia pueden ayudar a resolver muchas dudas en los padres.

“Hablar dormido” está comprendido dentro de lo que se conoce como “parasomnias”, que son episodios de movimientos y comportamientos de naturaleza involuntaria que ocurren durante el sueño de una persona. Parece que es una situación bastante frecuente en la infancia.

El hablar dormido no requiere en principio de tratamiento específico, es inofensivo y el contenido debe ser tomado con liviandad, aunque en algunos pacientes se recomienda investigar la presencia de apneas (pausas prolongadas en la respiración), procesos febriles subyacentes, cansancio extremo, uso abusivo de la televisión y video juegos violentos.

Por otra parte este fenómeno puede estar relacionado a otros trastornos del sueño como el sonambulismo, terrores nocturnos, pesadillas, bruxismo, etc

Quien presenta episodios de somniloquia no es conciente de su vocalización y lo que dice no relaciona entre lo real y lo irreal, el niño no recuerda al día siguiente lo sucedido, siendo un proceso totalmente inofensivo.

Puede despertar a quien comparte la habitación con quien presenta este tipo de cuadro, generar cierta perplejidad y susto en el observador poco habituado o asustadizo, pero muy dificilmente despierte a quien lo padece

En el caso de que nuestros hijos presenten o hayan presentado algún episodio de somniloquia, los profesionales de Zona Pediátrica nos ofrecen recomendaciones que queremos compartir con vosotros. Estas son lógicas y parten del sentido común, pero creemos que es necesario hablar sobre ellas:

• Se deberían evitar actividades que exciten demasiado al niño a partir de las primeras horas de la tarde, así se acostará más tranquilo.

• Los padres debemos procurar que no vea no vea televisión ni utilice videojuegos en los que predomine la violencia.

• Enseñarle técnicas de relajación para favorecer un sueño tranquilo.

• Como adultos responsables del niño, ante estos episodios debemos mostrar calma y no exagerarlos.

El hablar o emitir sonidos durante el sueño es una situación muy frecuente en la infancia en especial cuando el niño está en la guardería o al iniciar el colegio.

Algunos expertos estiman que hasta un 50% de los niños entre 3 y 10 años de edad pueden presentar este cuadro, incluso puede verse a edades menores o mayores a este rango

• Si la somniloquia del niño molesta a los demás miembros de la familia, se puede amortiguar el sonido cerrando la puerta o separando a niños que comparten una misma habitación.

Escuchar al niño, conversar afectivamente con él, conocer de sus dudas, preocupaciones, intereses. Ejercer el arte de ser madre o padre.

• Si bien la somniloquia tiene habitualmente una evolución sin sobresaltos, es importante hablarlo con su pediatra, más aún en los casos que son reiterados y con alta carga emotiva o de violencia durante el suceso.

La evolución habitual en los casos comunes de somniloquia requiere de tiempo, crecimiento y paciencia, es habitual encontrar antecedentes familiares directos que hacen más llevadero la tolerancia y comprensión de la situación.

En caso de tratarse de un fenómeno recurrente con un alto contenido dramático y/o agresivo es adecuado comentarlo con el pediatra y valorar como se encuentra la situación emocional del niño y de su entorno familiar.

Imagen | chefranden en Flickr
Fuente | Zona Pediátrica
En Peques y Más | Dormir menos de nueve horas y acostarse tarde afecta al rendimiento académico.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario