Compartir
Publicidad

La ansiedad por la separación es un trastorno cada vez mas frecuente en nuestros hijos

La ansiedad por la separación es un trastorno cada vez mas frecuente en nuestros hijos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los temores más importantes en los niños hoy en día es la separación de sus padres. Y es que los niños que pasan por esta difícil situación tienen miedo a no volver a ver a alguno de sus padres o a que algo malo les suceda. El trance no sólo lo pasan los adultos, tal vez sean los más pequeños los que peor lo pasan y muchas veces en silencio.

El miedo, es algo que a los pequeños les sirve para controlar el entorno en el que se desarrollan y a la vez para prevenir las situaciones peligrosas más habituales. Hasta aquí es todo normal, los problemas aparecen cuando los temores se convierten en pánico, que se llega a transformar en un trastorno de ansiedad por separación debido al trauma causado por la división de su entorno familiar. El número de niños afectados por este trastorno es menor conforme van creciendo.

Según los expertos en el tema, este problema se manifiesta de forma más acusada cuando además los padres hacen partícipes a sus hijos de sus malas relaciones y muchas veces los utilizan uno contra el otro, este tipo de comportamientos es del todo inaceptable máxime cuando los adultos saben que va a afectar a los pequeños.

La sintomatología de la ansiedad por separación se manifiesta con varios comportamientos, a los que se debe estar alerta, entre ellos, cuando el niño teme de forma injustificada que algo malo le va a ocurrir a las personas más cercanas a él, problemas para dormir solo cuando lo venia haciendo de forma habitual, despertares frecuentes, rechazo continuo a ir al colegio, miedo a perderse o ser secuestrado, rechazo a dormir fuera de casa, imposibilidad de estar sin las personas más cercanas a él, llanto,rabietas o tristeza cuando se acerca el momento de separarse de uno de los progenitores, también les puede suceder de forma repetida nauseas, vómitos o dolores de cabeza cuando falta uno de sus padres.

¿Cuales son las causas y a quien puede afectar?, pues bien, como hemos explicado antes se cree que es un conjunto de factores familiares y ambientales, es decir cuando el pequeño ve derrumbarse la seguridad de su mundo. Cualquier niño o adolescente lo puede experimentar en mayor o menor grado, se ha afirmado que corren mayor riesgo los pequeños de padres con antecedentes de trastorno de ansiedad. Influyen también otros factores como que se trate de familias sobreprotectoras y aisladas socialmente,, por lo que en caso de separación el niño va a notar mucho más la falta de uno de sus pilares.

En cuanto al tratamiento, si notamos comportamientos extraños o poco habituales tras sufrir una separación, debemos acudir a un especialista infantil para que evalúe al niño, de esta forma podrá hacer un diagnóstico preciso, lo que ayudará a la prevención de otros problemas y a la recuperación del pequeño. La terapia suele solucionar el problema en la mayoría de los casos sin necesidad de medicación, si la situación se nos va de las manos y es grave se suele recomendar terapia familiar. En casi todas las comunidades autónomas existe una unidad de orientación a la familia cuyo cometido es dar orientación psicológica, pautas e intervención de apoyo a familias para afrontar momentos difíciles y resolver problemas.

Nuestro consejo es que llegado el momento de una ruptura entre los padres, siempre piensen en el bien de los hijos, se puede discutir pero nunca deberíamos utilizar a los niños como arma arrojadiza, si el buen ambiente entre los adultos no es posible, se debe intentar que la relación que queda, sea lo más cordial posible cuando ellos están presentes, no hay que olvidar que son lo mejor de nuestras vidas y no tienen culpa alguna de nuestros errores.

Imagen | Ed Yourdon

Temas
Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad

Ver más artículos