Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Peques y Más.com

qr

concurso

Peques seguros en el coche: los mejores consejos

1 comentario

Seguridad en el coche

Hace unos días os hablamos de la educación de los niños en torno a la seguridad vial, centrándonos sobre todo en lo que como padres debemos enseñar e inculcar a los niños para que aprendan a ir por la calle sin miedo, pero con precaución.

Pero los niños no sólo van por el mundo caminando, pues también van en coche, y cada vez más, y es allí precisamente donde más accidentes sufren, y muchos de ellos graves. Gran parte de las lesiones y gran parte de las muertes de niños en un coche no se producirían si los niños viajaran en los dispositivos de seguridad requeridos y, además, lo hicieran usándolos bien lo cual, por cierto, es responsabilidad de los padres. Para no cometer errores en este y otros sentidos, os vamos a ofrecer los mejores consejos relacionados con la seguridad de los niños en el coche.

Sillitas y/o alzadores

Los niños deben viajar siempre utilizando un dispositivo de seguridad como sillita o elevador, según la edad y altura, hasta que lleguen a medir 135 cm, momento en que ya pueden ir con el cinturón de adulto del coche.

Cada niño debe llevar una silla o elevador adaptado a su edad, y sobre todo adaptado a su peso. Pero no todo queda aquí, porque son muchos los niños que sufren en un accidente por culpa de ir mal puestos en su dispositivo de seguridad en el coche. El cinturón, o los cinturones, es importante que les queden bien cogidos, ya que hay niños que al tenerlo holgado llegan a sacar los brazos por dentro, quedando los cinturones de las sillas a los laterales, junto a los brazos, sin realizar sujeción alguna. La silla tiene que estar puesta según indique el manual, ya que una silla mal colocada no hará la función que debe, y puede ser peligrosa. Además, el niño deberá utilizar una silla adecuada a su peso, del grupo que le corresponda.

No son para evitar una multa, sino para asegurar a los niños

Todo esto lo explicamos porque hay gente que tiene silla y la pone de cualquier forma y con el cinturón mejor o peor puesto porque piensan en ello como elemento para evitar multas. Es decir, que si supieran seguro que la policía no les iba a ver posiblemente no utilizarían dichos dispositivos porque “oye, nosotros de pequeños íbamos sueltos en el coche, a veces incluso durmiendo, y aquí estamos, nunca nos ha pasado nada”. El problema es que los niños a los que sí les pasó algo no pueden escribir para decir eso de “pues yo iba suelto y me morí”. Así que como sí sucedió y sucede, como los niños tienen una configuración física diferente a la de los adultos, con una cabeza más grande en proporción al cuerpo, y por lo tanto más pesada, el riesgo de lesión es para ellos mucho mayor que para nosotros.

Mejor en los asientos de atrás

Es recomendable que los niños vayan siempre en los asientos de atrás, que son más seguros que los delanteros. Delante podrán ir en caso de que vayan sentados en un dispositivo de seguridad (alias sillita de coche), o si son mayores de 12 años o miden más de 135 cm. En caso de que sea un niño pequeño se recomienda que el airbag esté desconectado, por el riesgo de lesiones, sobre todo si viaja con un dispositivo en contra de la marcha, que entonces es obligado.

Mejor contra la marcha

Las últimas recomendaciones dicen que los niños menores de cuatro años viajen siempre que sea posible en el sentido contrario a la marcha. Es cierto que para ellos es más aburrido y menos estimulante, pero es más seguro ir en esa dirección, porque aunque en caso de accidente lateral no hay ningún cambio, si el accidente es frontal el riesgo de lesión es mucho menor. Si el accidente es desde detrás, el daño será siempre menor, a menos que el vehículo esté parado en el momento de recibir el impacto.

Sistema Isofix

No todos los coches lo llevan, pero sí lo llevan muchos y a la hora de comprar coche lo recomendable es que cuente con este sistema. Se trata de unos anclajes que van en los asientos traseros que hace que las sillas preparadas para ello se queden ancladas a los asientos del coche, y en consecuencia, que las sillas vayan cogidas directamente al coche, y no simplemente sujetas por el cinturón de seguridad, que hace que la silla pueda moverse mucho más en caso de colisión.

Si cambiamos de coche

Hay niños que a veces viajan en más de un coche. Quizás la madre le lleva por la mañana y el padre le va a buscar por la tarde. Es posible que se hagan intercambios de sillas una y otra vez para que esto sea posible. Lo recomendable en realidad es que no se haga, sino que cada coche tenga su propia silla, ya que cuanto menos se toquen menor es el riesgo de colocarla mal en alguno de los cambios.

Con la mochila, no

Seguridad en el coche

Sé que por la mañana salimos escopeteados hacia el colegio y que, por más que nos levantamos antes, siempre vamos con el tiempo justo. Lo sé, pero ese no es motivo para hacer las cosas rápido y mal, y una de ellas, y que se hace mucho, es montar al niño en el coche con la mochila puesta. No es recomendable, no es seguro y ni siquiera es cómodo. Tardará un segundo más al bajar y tener que coger la mochila, pero al menos viajará de manera segura y con el cinturón bien posicionado. Como veis en la foto, no parece que esta niña viaje muy segura.

Juguetes blanditos

En caso de accidente cualquier cosa que vaya suelta en el coche puede salir volando y según la violencia de la colisión convertirse en auténticos proyectiles. Por eso es interesante y recomendable que los juguetes de los niños sean blanditos, por si acaso, y que además no llevemos muchas cosas sueltas por el coche que puedan generar ese riesgo.

Conduce con responsabilidad

Como último consejo, y para minimizar riesgos, los padres deben conducir de manera responsable. Es absurdo gastarse un dineral en comprar una silla de las mejores para que el niño vaya lo más seguro posible y luego conducir de manera temeraria porque llegas tarde a la guardería. De igual modo, si el niño llora o nos pide cosas, es mejor parar en cuanto podamos que tratar de calmarle desatendiendo el volante y la carretera. Los accidentes suelen llegar en pequeñas y absurdas distracciones que podrían evitarse haciendo las cosas con un poco de cabeza y sentido común.

Fotos | Mark Skipper, Katherine Johnson en Flickr

+ Deja tu comentario

Comentarios