Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Peques y Más.com

qr

concurso

Bebés de 1 a 3 meses: Cómo motivar su psicomotricidad

1 comentario

Psicomotricidad de los niños de 0 a 3 meses

Los bebés humanos son increíblemente inmaduros si los comparamos con otros mamíferos, capaces de andar y tener una cierta autonomía nada más nacer. Esto quiere decir que, una vez nacen, deben aprender a hacer cientos de cosas y ha de pasar bastante tiempo hasta que sean capaces de valerse por sí mismos o siquiera de desplazarse y hacer cosas con su propio cuerpo.

La gracia del asunto, o lo menos malo, es que si hablamos de psicomotricidad, o de la capacidad que tienen los niños de moverse y hacer las cosas que quieren hacer con su cuerpo, los niños aprenderán y evolucionarán hagamos lo que hagamos, les ayudemos o no (no se enseña a andar, se aprende a andar).

Sin embargo, como padres, hay algunas cosas que podemos hacer para motivar la psicomotricidad de nuestros hijos, para que tengan ganas de hacer uso de su cuerpo y para que aprendan a controlarlo mejor, y por eso vamos a ver a continuación esos consejos o recomendaciones que pueden ayudar a los bebés de uno a tres meses.

Cómo motivar la psicomotricidad de los bebés de un mes

Los bebés de un mes son aún muy pequeños y la mayoría de sus movimientos responden más a reflejos que a verdaderas intenciones. Duermen aún mucho y se despiertan más que nada para comer, ofreciéndonos pocos ratos para “trabajar” con ellos.

Como la idea no es agobiarlos, sino disfrutar con ellos y de ellos (por eso entrecomillo la palabra trabajar) lo ideal en estas edades es estimularles a través de la interacción, hablándoles, explicándoles qué hacemos en cada momento (“te voy a cambiar el pañal, te llevo al baño, el agua está calentita, etc.”), mirándoles a los ojos cuando comen y cuando los tenemos delante, enseñándoles juguetes que hagan diferentes ruidos, etc. Es muy recomendable también evitar en la medida de lo posible que pasen mucho tiempo en el cochecito, cunas o minicunas, porque tumbados tienen pocas cosas que ver (como mucho el techo o alguna pared) y en nuestros brazos, en cambio, pueden vivir trocitos de nuestras vidas in situ, oyéndonos hablar con ellos y mirándoles, oyéndonos hablar con otras personas y viendo cómo los demás interaccionan con nosotros y con ellos mismos.

Como posible ejercicio a hacer, para estimular un poco la psicomotricidad, se puede aprovechar el reflejo de gateo para que estando boca abajo ellos mismos se desplacen. Para hacerlo, debemos poner al bebé boca abajo en una superficie plana (con la cabeza de lado) y apoyar nuestra mano en las plantas de sus pies. Haciendo esto los bebés suelen empujarse, llegando a avanzar como reptando. No hace falta que hagamos fuerza, serán ellos los que se deslicen sobre sus barrigas. Con este ejercicio se trabaja el desplazamiento y el sistema encargado de mantener el equilibrio del cuerpo, que le pueden servir como puntos de partida para más adelante.

Cómo motivar la psicomotricidad de un bebé de dos meses

Psicomotricidad de los niños de 0 a 3 meses 2

A los dos meses los bebés empiezan a ser capaces de mantener la cabeza erguida durante más tiempo, fijan la mirada en los objetos que les interesan y los siguen con la mirada. Algunos ya tratan de coger cosas dirigiendo las manos e incluso llegan a llevárselas a la boca.

Como están más despiertos y atentos a su entorno podemos pasar más rato jugando y hablándoles, haciéndoles muecas con la cara, sonriéndoles y cantándoles.

Como además ya tendremos claro como padres que pese a ser frágiles difícilmente los “romperemos” por cogerles y moverles podemos empezar a jugar con ellos a cosas que harán cuando sean más capaces, como girarlos en la cama o enseñarles a saltar. El tema de girarlos es simplemente para que se den cuenta de que hay un mundo más allá del estar boca arriba, y para ello les giramos acompañando sus movimientos (como haciéndoles rodar) hasta llegar a ponerlos boca abajo. En esa posición levantan la mirada y la cabeza para ver qué sucede, y puede ser interesante hablarles o darles algún juguete que haga ruido para que lo miren y busquen.

En cuanto a enseñarles a saltar, digamos más bien que no es más que mostrarles que hay un posible suelo para sus pies del que despegarse. Cogemos al bebé por las axilas y lo hacemos elevarse un poco del suelo, para volver al mismo. En el momento que toca la cama o la superficie sobre la que está vuelve a saltar. No tiene que apoyar el peso sobre sus piernas, sino simplemente notar que ha llegado al tope y que vuelve a despegarse. Enseguida los bebés empiezan a encoger sus piernas al tocar el suelo como pidiendo ese salto que saben que van a dar.

Cómo motivar la psicomotricidad de un bebé de tres meses

Psicomotricidad de los niños de 0 a 3 meses 3

A los tres meses los bebés empiezan a hacer un mayor uso de sus manos, abriéndolas, moviéndolas y mirándoselas. Sonríen a quien les habla, reconocen con la mirada a las personas conocidas y quieren contestar cuando se les habla, aunque lo hacen con ruidos, claro.

En esta edad se puede aprovechar ese avance con el sentido del tacto para darles juguetes blandos que pueda coger y seguir con la mirada. Evidentemente seguiremos abusando de los brazos para que sigan aprendiendo de nosotros y con nosotros (desterremos ya ese mito de que es malo cogerlos mucho en brazos, pues es todo lo contrario) y seguiremos hablando mucho con ellos, cantándoles y mirándoles.

Fotos | Janetmck, Starmama, Futurestreet en Flickr

+ Deja tu comentario

Comentarios