¡Rompe Ralph! para que todos los niños se lo pasen estupendamente y a los mayores nos pueda la nostalgia

Sigue a Peques y Más

Rompe Ralph

En Rompe Ralph se realiza un emocionante homenaje a un escenario que creo que se ha perdido, al menos en España. Se trata de las salas de juegos en las que nos refugiábamos en los años 80 cuando se acababan las clases y cuando el aburrido sofá de casa ¡no había Internet en los años 80! no nos ofrecía ningún estímulo. Ahí nos dejábamos los ahorros, en forma de monedas de 25 pesetas, jugando a videojuegos en los que con un joystick y un botón, o dos, podíamos jugar en escenarios fantásticos llenos de píxeles y aventuras lineales.

Y sobre eso construyen una película muy entretenida y llena de detalles para que los más pequeños se diviertan y disfruten y los más mayores asistamos atónitos a todas las aventuras que les pasan a los videojuegos cuando se apagan las máquinas. Porque eso es lo que se puede ver en la película, una especie de Toy Story aunque con protagonistas extraídos de los videojuegos. Y muchos de los personajes que aparecen son muy veteranos, muy conocidos y están dispuestos a vivir grandes aventuras defendiendo su mundo virtual que se comunica a través de los enchufes de la sala de juegos.

Y es que el universo de los personajes de la película está muy bien construido con todos los personajes cumpliendo su misión, defender su videojuego y no ser apagado o desenchufado. Rompe Ralph lleva 30 años sobreviviendo en la sala de juegos y todo se puede transformar cuando Ralph comienza a ir a terapia de “los malos” de los videojuegos y descubrir que algo va mal en su rutina diaria.

Todo evolucionará hacia un posible desastre al que Ralph se tendrá que enfrentar y hacer uso de toda su ¿maldad? para restaurar la situación original e incluso mejorarla. Porque el auténtico malo de la película no es el que va a terapia y tiene más que ver con cómo se reacciona ante un juego desenchufado y fuera del mercado.

Advierto que la película tiene contenido muy especializado porque se llega a ver ¡código de los videojuegos! y una de las protagonistas ¡tiene fallos en el código que hace que desaparezca temporalmente! aunque todo está muy bien resuelto e integrado en la película. Y para los niños hay muchas diversiones y entretenimiento, por ejemplo, hay una típica carrera de coches llena de saltos, disparos, obstáculos y escenas con aventuras. Ralph llena la pantalla en sus apariciones y es un personaje entrañable, además tiene su momento final con Ralph haciendo su papel de malo, o bueno, quizá no tanto.

La película dura una hora y media y se pasan volando. Los cuatro personajes principales se puede decir que son Ralph y su rival Félix, que lo arregla todo con un martillo mágico. Además aparece una de las niñas piloto de carreras con ese defecto de código y una de las jefas del pelotón caza alienígenas que es muy valiente, resolutiva y muy enamoradiza.

Antes de la película pudimos ver un cortometraje fascinante y con unos dibujos hermosos llamado Paperman. Una preciosa película dirigida por John Kahrs perteneciente a los Disney Animation Studios. Es una historia de amor romántica, en blanco y negro, sin palabras y con muchos detalles para resultar muy entretenida para grandes y pequeños.

La película se podrá ver en España a partir del 25 de diciembre, creo que será uno de los éxitos de las Navidades y a los chavales les fascinará.

En Peques y Más | ¡Rompe Ralph!

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario