La película de Billy Elliot está llena de emociones y de baile

Síguenos

El vídeo de más arriba corresponde a la película Billy Elliot, una pequeña maravilla del cine reciente que narra los comienzos del sueño de bailar de un joven insertado en los años 80 en la Gran Bretaña minera que estaba siendo sometida a los recortes económicos de la dama de hierro Margaret Tatcher.

Junto a este momento brillante de la película existe otro en el que se suelta todo el talento creativo del pequeño Billy para ser aceptado como alumno por la academia de sus sueños. Ante la pregunta que le realiza el todavía anonadado maestro después del impresionante baile realizado, de qué siente cuando baila, Billy solo puede articular eso de: “I can’t really explain it… I haven’t got the words” (no puedo explicarlo, no tengo palabras) y concluye con lo de: ¡siento como electricidad!

Quiero avisar que la película tiene un lenguaje soez en ocasiones, que se muestran imágenes violentas y que quizá verla entera con niños menores de 12 años no sea muy apropiado. En todo caso siempre se pueden elegir las escenas más impactantes en YouTube u otro canal de vídeos que elijas para revisar partes y fragmentos de esta fantástica película. En este artículo al menos destaco tres de ellas, pero hay más.

Billy Elliot es la historia del hijo y hermano de mineros que están sumidos en una terrible huelga de desgaste y conflicto en la minería de la Gran Bretaña de los años 80. Billy siente que la mina no es para él y que su instinto le impulsa a bailar y a expresarse con su cuerpo. La complicidad de Billy con su maestra de Ballet, una frustrada bailarina, contrasta con el rechazo de su padre y hermano ante lo que no es ni masculino ni viril.

La película precipita los acontecimientos brindándonos otro de los momentos maravillosos de la película. El baile de Billy en el gimnasio mientras es sorprendido por su padre y sus amigotes en una noche y bajo los efectos de una importante cogorza. El padre de Billy descubrirá que el talento de su hijo merece todos los sacrificios que sean necesarios originando nuevos conflictos familiares en el hogar.

La música de la película es otro de sus activos, para aquellos padres más veteranos lectores de Peques y Más, les encantará divertirse con la música británica de los 80 de la que la versión de The Jam de Town Called Malice quizá sea la más representativa.

De esta película me encanta la pasión y la fe de la familia que se va desplazando desde la ira hacia los conflictos sin resolver de la mina hacia el profundo amor que sienten ante los sueños de danza de Billy Elliot y su logro final con su participación en el ballet de El Lago de los Cisnes.

Si todavía no has visto Billy Elliot te puedes pasar a verla y si la has visto puedes aprovechar para acercarte a ella porque te va a emocionar.

Creo que además hay un musical de la película rodando por el mundo, desconozco si ha venido o va a hacerlo en España. Habrá que estar atentos.

Más información | IMDB

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

3 comentarios