Navidades con un mismo propósito y diferentes formas de celebrar

Sigue a

Navidad

Mamá ¿por qué mis amigos recibirán la visita de Papá Noel mañana?, me preguntó ayer mi hijo. ¡Ay cariño, resulta quien les va a traer los regalos es San Nicolás!, y es porque la tradición en Ucrania dicta que es la fecha (según el calendario por el que se rige la iglesia Ortodoxa) en la que este personaje generoso (y esperado por los niños) llegará a los hogares ucranianos.

Una de las mejores cosas que nos ha traído la interculturalidad, es la posibilidad de conocer formas de vida, tradiciones, culturas y personas que han llegado de otros lugares del mundo. Para mis hijos ya es natural relacionarse con otros peques cuyos padres nacieron en Argelia, Rumanía, Colombia, Argentina, Alemania, Francia… para mí son ocasiones ‘de oro’ con las que aprender.

La verdad es que con el temporal de nieve que está cayendo en Rusia y Ucrania, San Nicolás lo va a tener difícil, aunque como es un personaje de leyenda, seguro que puede con ello. Pero para los niños ucranianos que residan en nuestro país, hoy será un día mágico, porque recibirán sus regalos como niños de otros lugares los esperan el día 24 de diciembre o el seis de enero.

San Nicolás, fue conocido por su generosidad, y marcó a la sociedad al dejar su fortuna (procedía de una familia rica) a los necesitados, antes de irse a ejercer el sacerdocio. Creo que contándoles esta historia, los niños pueden aprender a contener sus deseos y pensar más en los demás

Leyendas que pretenden cumplir con los deseos de los niños

En otros países ya se ha celebrado la festividad de San Nicolás a principios de diciembre: Bélgica, Polonia, República Checa, etc. Y si queréis saber ‘qué tiene que ver San Nicolás con Santa Claus’, os tengo que decir que en realidad son el mismo. Una leyenda tan compleja como atractiva. Su muerte el seis de diciembre (del año 345) propició que se convirtiera en símbolo de las Navidades, tan cercanas en el calendario; el nombre con el que la mayoría lo conocemos, se debe a la denominación alemana (San Nikolaus).

Y si es bonito conocer las tradiciones más extendidas, resulta apasionante saber que no sólo los personajes más populares (Santa Claus, los tres Reyes Magos) visitan los hogares en Navidad. En realidad lo que une a las pequeñas (y grandes comunidades) son los signos distintivos, y en muchos lugares alrededor del mundo los protagonistas son otros.

El Olentzero en el País Vasco, los muchachos Yule en Islandia, la bruja Befana en Italia, Babouschka en Rusia, e incluso ‘el Tió’ (un tronco de madera mágico) en los hogares catalanes. ¿La finalidad? que los niños reciban regalos como símbolo de las olvidadas celebraciones del solsticio de invierno (origen pagano de la Navidad).

La Navidad no sólo son regalos

El origen de todo esto son las celebraciones previas al invierno en las sociedades agrícolas y ganaderas (y probablemente pre cristianas). En invierno el grano no brotaba y no se podía alimentar a los animales, así que aprovechando la fecha en la que empezarán tres meses fríos y (al mismo tiempo los días empezarán a alargar), las personas se reunían para comer abundantemente, y festejar que sólo quedaban 90 días hasta volver a ver los primeros frutos.

Un origen común a las personas que hoy habitamos el Planeta, ha dado lugar a celebraciones características de cada país, que en el fondo tienen como finalidad unir familias y sentir la magia que fluye a pesar de caros regalos, iluminaciones excesivas y prisas por llegar a todo (tiendas, actividades, eventos…).

En Australia y Nueva Zelanda no se encierran en casa durante la comida Navideña, sino que lo suelen celebrar en la playa, aprovechando que para esas fechas ya ha llegado el verano al hemisferio Sur (y con él las vacaciones escolares).

Pavo relleno para comer en Guatemala, Bélgica, y otros muchos lugares, ¿qué tendrá esta ave que la convierte en una comida típica alrededor del mundo?, quizás sea su enorme tamaño, capaz de alimentar a todos los que se sientan en la mesa.

Las piñatas rellenas de fruta y dulces presiden las fiestas en México, y en Brasil (acostumbrados a las multitudes) las principales playas ofrecen espectáculos de fuegos artificiales. ¡Qué contrastes! ¿verdad?

En Ghana (costa oeste de África), los hogares e iglesias se decoran durante la primera semana del Adviento, y la víspera de Navidad se cantan villancicos por la calle. Las familias y vecinos comen juntos, aprovechando que ha finalizado la recolecta de cacao, y todos han regresado a casa.

En China la población cristiana (minoría) iluminan las casas con lámparas de papel, y en Japón celebran la entrada del Año Nuevo con una gran fiesta llamada Omisoka, durante la que degustan tazas de fideos.

Laponia es para muchos la tierra de Papá Noel, por eso en Finlandia tienen un parque temático dedicado a él. Allí también ponen árbol de Navidad, y como curiosidad, hay costumbre de invitar a las aves a que coman trigo y frutas que se colocan en el exterior de las casas.

Como veis, la celebración de la Navidad está muy extendida alrededor del mundo con el mismo propósito: facilitar uniones y experimentar la alegría de estar todos juntos.

Imagen | Valerie Everett
En Peques y Más | Navidad: de dónde proceden las principales tradiciones y su significado, Hay muchas maneras de vivir la Navidad

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario