'Más tiempo en la calle con los amigos y menos frente al ordenador' para prevenir la adicción a Internet

Sigue a Peques y Más

Sergio es un niño que pasa demasiado tiempo frente al ordenador, y en consecuencia su visión del entorno está marcada por un comportamiento rutinario y un lenguaje plagado de terminología relacionada con la informática y las redes sociales.

Cuando sus padres deciden llevarlo al médico, él aprovecha para contarle al doctor que también padece dolores musculares, provocados (probablemente) por sus posturas frente al ordenador. Esta es la historia que relata el vídeo que acabáis de ver, aunque mi pretensión es más bien reflexionar sobre la tan controvertida adicción a Internet.

He leído en Riesgos en Internet de Pantallas Amigas que en países como China, Taiwán y Corea del Sur, esta adicción ya está aceptada a nivel de diagnóstico psicológico, y en Estados Unidos se pretende incluirla en la nueva edición del manual de referencia.

Ya tuvimos en Peques y Más la oportunidad de entrevistar a Clara Marco, quien nos aclaró que los síntomas de la adicción a Internet, son similares a los que aparecen con las drogodependencias.

Al parecer cuanto más tiempo transcurre uno online, más se atrofian las partes del cerebro encargadas del habla, memoría, control motor, emociones… De hecho la capacidad de atención ha disminuido un 40% en los últimos 10 años

Según Mashable, las adicciones a Internet, y en especial a las redes sociales, están de sobra documentadas. En el caso de Facebook el mecanismo adictivo funcionaría de la siguiente manera: cada vez que recibimos y vemos una notificación nueva recibimos un chute de dopamina, neurotrasmisor químico asociado con la motivación y la recompensa. Es la droga de la novedad, que también actúa cuando se consumen drogas o se mantienen relaciones sexuales.

La falta de formación en la utilización de Internet y Redes Sociales, así como la poca implicación a la hora de supervisar los contenidos que visualizan los niños y establecer límites, puede llevar con mucha facilidad a un uso abusivo, y de ahí a la adicción ya no hay mucho camino (como en las adicciones a sustancias).

No es infrecuente conocer a chicos y chicas de a partir de 13 años que llegan a pasar entre tres y ocho horas sentados frente al portátil, o con el smartphone en la mano, chateando, subiendo fotos o dándole al ‘me gusta’.

Síntomas de la adicción a Internet

Según el Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders:

  • Preocupación por internet y el juego online: pensar constantemente en lo que se hizo online o se va a hacer después.
  • Síntomas de dependencia (síndrome de abstinencia) cuando no hay Internet.
  • Aumento del umbral de tolerancia: tener que invertir más tiempo para conseguirla misma satisfacción.
  • Pérdida de otros intereses.
  • Intentos fallidos por controlar el uso.
  • Uso de internet para escapar de estados de ánimos tristes, ansiedad o inquietud.

No quisiera dramatizar, pero necesito deciros que los niños requieren que les enseñemos a utilizar Internet moderadamente, sin que ello interfiera en su vida real. Al fin y al cabo (y como vemos en la historia de Sergio) uno se encuentra mucho mejor cuando puede pasar más horas jugando con los amigos.

Vídeo | Canal de Pantallas Amigas en You Tube
Vía | Riesgos en Internet
Más información | Pantallas Amigas
En Peques y Más | ‘Facebook no sabe abrazar’: la historia de un adolescente que pone en duda la verdadera amistad, Nuestros hijos y sus redes sociales, Un estudio psicológico revela que muchos niños son adictos a las tecnologías

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario