Sigue a

Hogar sin tóxicos

Es necesario que periódicamente revisemos la presencia de fuentes de intoxicación en casa, especialmente cuando hay niños. En este post vimos que las intoxicaciones se encuentran en penúltimo lugar en cuanto a causas de accidentes infantiles en el hogar, y que los grupos más vulnerables son bebés y pre adolescentes de 10 a 14 años, pero no por ello debemos descuidar este aspecto tan importante de la prevención.

Nunca son suficientes las indicaciones que podamos dar a los niños, por ello cualquier recomendación que encontremos al respecto nos será útil. Hace un año sabíamos que una de cada dos familias actúa inadecuadamente tras la ingesta de productos cáusticos por parte de los hijos, así pues junto con la prevención es necesaria una buena formación para hacer frente a situaciones inesperadas. Pero no empecemos la casa por el tejado:

El doctor Camilo Uribe Granja, es el jefe del servicio de toxicología del Hospital Infantil Universitario de San José (Bogotá / Colombia), y nos aconseja:

  • Verificar el estado de los alimentos, y tener en cuenta las fechas de caducidad. También se repetará la recomendación de refrigerarlos cuando sea necesario. Estos pasos ayudan a evitar intoxicaciones alimentarias.
  • Los productos de limpieza no deben almacenarse en recipientes de alimentos y bebidas, ya que esto puede confundir a los peques. Tampoco se dejarán al alcance de los niños (independientemente del envase), ya que la curiosidad puede llevarles a probar. Creedme si os digo que incluso cuando dejan de ser bebés persiste el riesgo de intoxicación si se dejan limpiadores o medicamentos en lugares accesibles.
Nunca mezclés acido clorhídrico con hipoclorito de sodio, ni este último con amoniaco, se originaría una peligrosa reacción química con concentraciones de vapores de cloro
  • Una vez al año se deben revisar las instalaciones de gas natural domiciliario, ya que los escapes en las redes, estufas o calentadores producen concentraciones tóxicas (a veces letales) de monóxido de carbono. En caso de detectar un fallo en el sistema, se debe evacuar el lugar, ventilar y avisar al servicio de emergencias, así como a la empresa proveedora.
  • Los medicamentos deben guardarse bajo llave y siempre serán administrados por los adultos. No deberían permanecer en mesillas de noche (tampoco de la habitación de los adultos), encimeras o repisas del baño. No vale reñir al niño que ha querido utilizar un comprimido como comida de los muñecos: si estaba a su alcance, los responsables de que lo haya cogido somos nosotros.
Además es conveniente mantener un diálogo abierto a partir de la pre adolescencia, para informar sobre los riesgos de consumir drogas (incluidos alcohol y tabaco)

En caso de que se presente el accidente tóxico, no induzcáis el vomito ni administréis ninguna bebida o alimento a la víctima. Acudid de inmediato al servicio de urgencias más cercano al lugar de residencia o llamad al Servicio de Información Toxicológica y a Emergencias

Imagen | twid
Fuente | Hospital Infantil Universitario de San José
En Peques y Más | La limpieza es necesaria, pero una obsesión por utilizar productos químicos resulta perjudicial para el medio, Consideraciones sobre la seguridad de los niños dentro del hogar (V): proteger nuestros hijos de intoxicaciones

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario