¿Comprarías productos de belleza para hacer que tu hijo fuera más guapo?

Sigue a Peques y Más

Productos de belleza para niños

La capacidad de sorpresa del ser humano parece ser infinita (y es bueno que así sea), esto es lo que pensé cuando llegó a mis manos una noticia publicada en el Dailymail, que hacía referencia a los productos de belleza que algunos padres compran para ver a sus hijos ‘más guapos’.

En un principio descarté una inocentada porque la entrada no está publicada en 28 de diciembre ni en uno de abril (día de las Bromas en Italia, Portugal, Alemania, Polonia y Reino Unido, entre otros países). Pero me dije para mis adentros, después de haber conocido a madres que inyectan botox a las niñas, otras que regalan operaciones de aumento de pecho a sus hijas, ¡ahora me reafirmo en la obsesión por la belleza exterior que parece imperar en esta sociedad!

¿Cómo vamos a educar a los niños cuando nuestras propias aspiraciones son tan inmaduras?, espero que disculpéis esta generalización, y asumo que – afortunadamente – la mayoría de los papás y mamás tenemos mucho más sentido común (o al menos eso quiero pensar).

La verdad es que no estoy nada segura en cuanto a la validez de una encuesta realizada por un sitio de ventas por Internet. Pero aún así no dejo de sorprenderme por el hecho de que los progenitores compren brillo labial, falso bronceado, esmalte de uñas, e incluso máscara de pestañas, y todo ello destinado a los niños.

Al parecer, un 39 % de los encuestados comentaron que la finalidad de los productos era arreglar a los niños para una ocasión especial, aunque un 30 % desea mejorar el aspecto físico de sus hijos

En mi opinión, de ser ciertos estos datos (todos sabemos que cuando te paran para hacerte una encuesta, y según el tema de que se trate, puede que muchos no se lo tomen en serio), hay dos cosas que están muy mal en toda esta historia:

  • La creencia de que los niños deben mejorar su apariencia física, mi hija dice que todos los niños son guapos; y yo creo que no tiene ningún sentido ensuciar la belleza natural impregnada de inocencia y naturalidad que portan los peques.
  • ¿Qué autoestima puede tener un niño al que su madre o su padre pretende embellecer artificialmente? ¿no se le está enviando el mensaje de no aceptación?

La mecánica de la encuesta consistió en preguntar a más de 1300 padres de todo el Reino Unido, que tuvieran algún hijo entre 0 y cuatro años. ¡Lo que me faltaba por saber!, si alguien necesita mejorar el aspecto de un bebé, ¿qué pasará cuando la hija o el hijo tengan 14 años?

Los padres que contestaron, también manifestaron sus temores acerca de que su hijo fuera feo (uno de cada 12), aunque afortunadamente más de la mitad se avergüenza de estos pensamientos. Y casi un 30 % admite haber juzgado la belleza de los hijos de sus amigos.

Me pregunto dónde ha ido a parar esa época en que ‘¡mi hijo es el más guapo del mundo!’, y en que éramos capaces de mirar a cualquier niño y admirar su espontaneidad, sus risas sonoras, sus rasgos infantiles y su cabello revuelto, sin preguntarnos cuál de todos es más bello, porque todos lo son.

Y después de preguntarme esto, me gustaría que todos pensáramos cuál es el verdadero objetivo de la obsesión por la perfección física, y a qué intereses estamos sirviendo.

¡Ah!, y por cierto, tal y como afirma Mark Pearson (presidente de MyVoucherCodes, empresa que ha realizado el sondeo): ‘es importante recordar a los padres que los productos de belleza suelen ser destinados a la piel de un adulto y no debe ser utilizado en niños’.

Imagen | anna_e_linda
Vía | The Dailymail
En Peques y Más | Kota Koti la niña Barbie que es una bomba en Internet, Los menores de edad no deberían someterse a sesiones de bronceado artificial, La sociedad transmite cánones de belleza sesgados, pero desde la familia podemos educar a los niños. Entrevista con Marta Ampuero

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario