Cómo un niño llamado Wyatt, ganó un concurso para ayudar a una amiga enferma

Sigue a Peques y Más

Watt y Cara

Mientras en España los niños empezaban a incorporarse de nuevo al colegio, en un municipio de Illinois llamado Edwardsville, un niño de ocho años nos dio la razón a todos aquellos que creemos que los peques son generosos y desinteresados (aunque a veces no lo queramos ver)

El pequeño héroe se llama Wyatt Erber, y tiene una hermana llamada Anna, pero su hazaña tiene que ver más bien con la relación que Wyatt ha entablado con sus vecinos Connor y Cara Kielty. Los dos chicos tienen la misma edad, aunque este hecho no es lo que más interesa a nuestro protagonista, quien al enterarse de que la pequeña Cara de tan sólo dos años había sido diagnosticada de leucemia linfoblástica aguda, decidió que quizás podría ayudarla.

Afortunadamente la iniciativa comunitaria todavía funciona en estos tiempos de individualismo, y los papás de Cara han recibido diferentes muestras que así lo confirman, sin embargo en momentos difíciles y ante un tratamiento que deben costear al 100 %, lo que más necesitan es una ayuda económica para afrontarlo.

Y Wyatt ha debido entenderlo a la perfección, porque empezó vendiendo galletas horneadas por él mismo (junto a su hermana) para recaudar fondos, y ha acabado ganando 1000 dólares en una búsqueda del tesoro organizada por el banco First Clover Leaf Bank de Edwarsville. Tras pasar los meses de verano buscando pistas por la localidad en una ‘caza del tesoro’, finalmente ganó el premio y lo donó a la familia de Cara.

Seguro que en todo esto tienen mucho que ver sus padres, quienes le deben haber facilitado la adquisición de empatía, y la satisfacción de ayudar siempre que se pueda a los demás. A los Kielty les costó aceptar la donación, pero seguro que Cara jamás olvidará la ayuda que recibió de su vecino siendo los dos unos niños. Otros vecinos y entidades han dado dinero para colaborar con la causa, aunque toda la ciudad habla del gesto protagonizado por Wyatt.

Me ha impresionado mucho la determinación de Wyatt, porque a pesar de su corta edad ha sido capaz de finalizar un concurso que requería constancia y sobre todo mucho interés. Y me ha sorprendido enormemente la capacidad de centrar su objetivo en un acto tan noble como ayudar desinteresadamente a un semejante, creo que todos podemos aprender mucho de este niño.

Imagen | First Clover Leaf Bank
Vía | ABC News
En Peques y Más | Karsen Ables es una niña que el día de su cumpleaños ha querido pedir zapatos para niños desfavorecidos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario