Recomendaciones de ingesta de agua en los niños

Sigue a Peques y Más

Agua

Excepto en la época veraniega, el resto del año no nos acordamos mucho de lo necesaria que es la ingesta de agua para nuestros peques y es que según los nutricionistas, debemos hacer que los niños tomen entre seis y ocho vasos de agua al día para que obtengan grandes beneficios para su salud.

El consumo ideal para cada edad es el siguiente: los bebés de 0 a 6 meses deben consumir 0,7 litros por día de agua (procedente de la lactancia materna), de 6 a 12 meses 0,8 litros al día, de 1 a 3 años 1,3 litros al día, de 4 a 8 años 1,7 litros al día, de 9 a 13 años entre 2,1 y 2,4 litros al día. De 14 a 18 años entre 2,3 y 2,4 litros al día y a partir de los 18 2,5 litros al día.

Los adultos perdemos cada día 2,5 litros de agua realizando actividades rutinarias, lo que quizá no sepamos es que los niños pierden más en proporción, ya que además de las necesidades fisiológicas propias de su edad, suelen llevar a cabo actividad y ejercicio físico de forma continuada, lo que hace que en su organismo aumente la pérdida de agua que debe reponerse, por lo que la necesidad de los niños es mayor que la de un adulto.

Los niños no solo sufren deshidratación en verano si esto sucede les notaremos cansados, irritables, con dificultad para concentrarse y dolor de cabeza. Además debemos tener en cuenta que la falta de agua puede traerles infecciones urinarias entre otros trastornos como la obesidad. Cuando el peque no acompaña las comidas con agua sino que lo hace con bebidas gaseosas, zumos comerciales y otro tipo de bebidas azucaradas está incrementando las calorías que ingiere con lo que el riesgo de ganar peso es más que probable.

La sed es la señal que nos manda nuestro cuerpo cuando necesita agua, en el momento que sentimos sed, quizás ya hayamos perdido un uno o dos por ciento del agua en el cuerpo y eso es suficiente para afectar nuestro rendimiento. Si solo bebemos para satisfacer nuestra sed no es suficiente ya que el cuerpo puede llegar a tardar hasta 24 horas en hidratar las células completamente y recuperar su máximo funcionamiento.

Por ello es importante que pongamos en la mochila de nuestros peques una botella de agua al día aunque luego deba beber más en el cole y en casa, acostumbrarles a hacer las principales comidas con agua (que nos vean también consumirla a los adultos) y recortar el número de bebidas industriales que toman los niños.

Lo que nos debe quedar claro es que el agua va a ayudar al organismo a transportar nutrientes, eliminar desechos y favorecer la digestión lo que la hace imprescindible para que nuestra vida y la de nuestros niños se lleve a cabo de una forma saludable.

Imagen | Bob Finch

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario