Las comidas de los peques se pueden complementar con ricas salsas

Sigue a Peques y Más

salsas

Las salsas son un buen complemento para las comidas de los peques y además les ayudan a hacer el alimento más atractivo. Como además son sanas y nutritivas son una gran opción para acompañar la comida de los niños. Las salsas pueden ser de todo tipo aunque para los niños las más sencillas son las que llevan tomate, mayonesa, yogur, frutos secos y aceite. Y además se pueden tomar todo el año.

Con las salsas podemos acompañar pastas, carnes, pistos, frutas y aunque me parece que tienen una mala fama es totalmente inmerecida y tenemos que hacer porque nuestros peques se acostumbren a tomarlas de forma natural. Hay que tener precaución en su elaboración para que el contenido no sea excesivamente calórico y evitar abusar de su consumo si tienen muchas calorías.

La salsa vinagreta puede venir muy bien para complementar un salpicón de marisco, unas judías cocidas o para enriquecer unas sabrosas patatas. Hay que picar muy bien la cebolla, el tomate y el pimiento y mezclarlo con un poco de vinagre y aceite, el aceite en mayor proporción. Al final le añadimos sal y lista para comer.

También la salsa rosa es muy adecuada para acompañar un pollo o unas gambitas cocidas. La salsa rosa es muy sencilla de hacer, con tomate, mayonesa y darle vueltas en un bol con una cuchara de madera. He leído que además se le puede añadir zumo de naranja para suavizar y conseguir un sabor especial. Bien decorado con lechuga o huevo duro es un complemento lleno de nutrientes para los peques, rápido y que se comerán estupendamente.

También podemos hacer salsa de yogur que vendrá muy bien para decorar y complementar un buen plato de fruta. Se hace muy fácil, con un yogur azucarado y un puñado de frutos secos. Se trata de machacar bien los frutos secos y mezclarlos con el yogur haciendo una masa uniforme.

Y para finalizar la salsa pesto. Porque si ya hablamos de la salsa boloñesa para los macarrones también podemos utilizar la salsa de pesto. Hoy nos llamaba mi sobrino a casa para preguntarnos cómo se hacía así que aprovechamos para escribirlo y se lo contamos a todos. Se trata de mezclar muy bien en la batidora albahaca, piñones, aceite, queso parmesano y sal. Una vez pasado todo por la batidora se sirve con la pasta cocida y a comer.

Esperamos que os resulten interesantes estas fórmulas adicionales de hacer atractivo un plato para los niños de forma sana y muy rápida. En el verano el tiempo es oro porque los niños están correteando todo el día así que una comida sana y bien acompañada les resultará muy sencilla de comer y así podrán seguir correteando por su destino de vacaciones de playa, piscina o montaña.

En Peques y Más | Macarrones con salsa boloñesa
Imagen | Mr. Dale

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario