Sigue a

Huevito

El Dr. Santi nos recomendaba el otro día acercarnos al huevo y en especial a alguna de las páginas en Internet que lo promocionan. Y es que en las tres páginas que se enlazan más abajo se pueden encontrar mucha e interesante información de los huevos además de juegos muy entretenidos para que los niños se diviertan y aprendan.

Y es que el huevo es de gran interés en la dieta del niño por tener nutrientes esenciales, no aumenta el colesterol ni el riesgo cardiovascular y no engorda. Además, tiene un alto poder saciante y ayuda a prevenir el sobrepeso ya que se tarda más tiempo en sentir hambre. También contribuye a mantener la situación nutricional cuando se esta inapetente por una enfermedad. Al parecer el huevo cocido se digiere mejor que el frito y no se han encontrado diferencias nutricionales entre el huevo blanco y el moreno. Las recomendaciones indican que en los niños pequeños y sedentarios puede ser conveniente tomar dos o tres huevos por semana y para los más grandes y activos, y dependiendo de su dieta, a partir de los 9 años se pueden tomar hasta dos huevos al día.

En el corral que tenía mi abuela en su casa de Alfaro, había gallinas que ponían huevos morenos casi todos los días. También había otras que los ponían blancos. Me gustaba recogerlos del ponedero donde los dejaban las gallinas, un gran lecho de paja que les preparaba mi abuela para que estuvieran a gusto. Ella nos recomendaba que nos lo pusiésemos en las manos para darnos calorcito cuando el huevo estaba recién puesto y todavía calentito. Y es una pena que ahora no tengamos más forma de ver los huevos que envasados y procedentes de granjas con funcionamiento semi-industrial.

Parece que esta facilidad de tener animales en las casas se ha perdido y sólo se reduce a zonas rurales y no en todas las casas, y con ella también se ha reducido al mínimo la opción de hacer trueque con los huevos por otros productos. Por ejemplo, mi abuela los cambiaba por verduras o fruta que le traían los vecinos. No ha pasado mucho tiempo de aquello pero las cosas han cambiado mucho en España en los últimos 30 años.

Con esas lecciones aprendidas y puestas en práctica, siempre se comió huevo en casa de mi familia, y ahora se sigue comiendo y está bien rico. Y le reconocemos su valor porque es un alimento con grandes propiedades nutricionales y culinarias. Se forma a partir de un óvulo de gallina (la yema), que se recubre de material nutritivo y de protección (clara y cáscara) antes de la puesta.

Os recomiendo que os paséis por las webs que se indican más abajo. Mi hija trabajó con algunas de las actividades publicadas y se lo pasó estupendamente con ellas. Además ha aprendido más cosas del huevo ahora que ya no hay gallinas a las que ir a ver, ¿verdad?

Vía | Dr. Santi
Más información | Instituto Huevo, Huevo.org, Huevito

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario