Cómo celebrar una Navidad dulce sin riesgos para la salud de los peques

Sigue a Peques y Más

Dulces en Navidad

Cuando faltan pocas semanas para que estemos celebrando la Navidad, es importante que nos planteemos el significado de estas fiestas y la forma en la que las festejamos. Creo que para los niños es importante conocer el origen de las Navidades, y re encontrarse con el verdadero sentido que no es sino compartir y acercarnos a las personas que más queremos.

Y esto es así tanto si le queremos dar un significado pagano (de hecho estas fiestas tienen lugar en las fechas que conocemos porque coinciden con el solsticio de invierno) o religioso. No en vano en la antigüedad (y hasta hace no mucho tiempo) la última fiesta antes del invierno se celebraba justo cuando ahora nos reunimos alrededor de una mesa disfrutando de una copiosa comida y cantando villancicos.

Y si hemos asistido a una época de regalos abundantes y no menos abundantes alimentos típicos, las Navidades también se han venido caracterizando por un exceso de golosinas dulces que los niños ingieren gustosamente. Pero ¿conocemos alternativas para endulzar estas fiestas?

A todos los niños les gusta el dulce, y (casi) todos los adultos lo prueban habitualmente (aunque sea a escondidas), sin embargo las chucherías tienen poco valor nutricional, y a cambio poseen altas cantidades de azúcares refinados y aditivos que consiguen hacerlas muy atractivas para los paladares jóvenes.

No es que quiera amargar la fiesta a los más peques de la casa, pero los padres debemos tener presentes dos ideas claves: moderación y utilización de dulces más saludables

No vamos a renunciar a turrones y mazapanes ¿verdad?

Pannetone

Está claro que no, a estas alturas ya nos parece que siempre hayan estado acompañándonos desde la Nochebuena y hasta el día de Reyes, pero si la bandeja de postres navideños está al alcance de los niños durante las reuniones con amigos o familia, es más que probable que acaben abusando sin darse cuenta y tomando más de la cuenta.

Así que debemos intentar darles el gusto de comer dulces típicos aunque siempre después de las comidas y moderadamente, así evitaremos atracones, digestiones pesadas, dolores de barriga y riesgo de caries.

El azúcar está presente de muchas formas

Chucherías

Y en muchas ocasiones en cantidades desproporcionadas, ¿ejemplos? bebidas azucaradas, gominolas, chocolatinas, etc. No podemos caer en la trampa de ‘total sólo es un día’, porque la realidad es que no es sólo uno, ya que después de la Navidad llegan Nochevieja, la festividad de los Reyes, los cumpleaños, el Carnaval, la Pascua, el verano, Halloween, y muchas otras ocasiones para hacer caso omiso a los principios de una alimentación saludable.

Nuestra permisividad debe estar tan controlada como las golosinas dulces, y aunque no vamos a negarles ese placer, si que es posible negociar con ellos los momentos y las cantidades a tomar. Proponiéndoles alternativamente otros postres.

También son dulces…

Las frutas frescas y las secas, los zumos naturales, algunas hortalizas como la zanahoria, y por supuesto los postres caseros que con mucho esmero podemos elaborar desde casa.

Porque aquí sí que es posible la elección: ingredientes básicos cuidadosamente seleccionados, sustitución de azúcar blanco por integral, o miel; y la seguridad de que al cocer en el horno unos mazapanes, además de dulce les estamos preparando mucho amor a nuestros hijos.

Se trata en definitiva de celebrar de una forma especial una fecha también especial, pero sin que la salud se resienta.

Imágenes | Nikchick, Rojer, Nicola since 1972
En Peques y Más | Cómo prevenir el consumo excesivo de golosinas en Halloween, Una deliciosa receta para que nuestros hijos coman gominolas sanísimas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario