En el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, Save the Children denuncia que millones de niños realizan trabajos peligrosos en todo el mundo

Sigue a

ninos-trabajando.jpg

Hoy es el Día Mundial contra el Trabajo Infantil y la organización Save the Children denuncia que 215 millones de niños y niñas trabajan actualmente en todo el mundo (según datos de la OIT), y de ellos 115 millones lo hacen en condiciones peligrosas que suponen una grave vulneración de sus derechos. Es decir, a pesar de la disminución del trabajo infantil, que ha tenido lugar a nivel global en los últimos años, el problema existe y tiene unas dimensiones considerables.

Esta ONG recoge ocho formas de esclavitud o explotación infantil. La pobreza, la discriminación, la falta de políticas sociales y de acceso a una educación adecuada y de calidad son las principales causas. Save the Children pide a los gobiernos que aumenten esfuerzos para cambiar esta realidad. Son necesarios además sistemas de protección nacionales y una implementación efectiva de legislaciones relativas al trabajo infantil. La agricultura es el sector con más niños y niñas trabajadores, un 60%, la mayoría de ellos sin remuneración porque trabajan para sus familias.

La ONG de infancia lleva a cabo programas para erradicar la esclavitud infantil – explotación sexual infantil, trata de menores, esclavos domésticos, utilización de niños soldados, etc. – y también para apoyar a los Movimientos de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores. Estos movimientos están formados por niños y niñas trabajadores organizados contra la explotación y por un trabajo en condiciones dignas que les permita acceder a la escuela y tener tiempo de ocio.

Las ocho formas de esclavitud o explotación infantil que denuncia Save the Children son: trata infantil, explotación sexual con fines comerciales, trabajo infantil forzoso por endeudamiento, trabajo forzoso en la mina, trabajo forzoso en la agricultura, niños soldado / combatientes, matrimonio infantil forzoso y esclavitud doméstica.

En concreto y en relación al Trabajo Infantil, Yolanda Román (responsable del Departamento de Advocacy de Save the Children) apunta “no todo el trabajo infantil se puede considerar peligroso o explotación infantil. La explotación infantil resulta dañina para la salud del niño o niña, su desarrollo físico o emocional o interfiere con su educación. En sus peores formas los niños y niñas viven separados de sus familias, en condiciones de esclavitud o se ven expuestos a importantes riesgos y enfermedades”

El trabajo seguro y a tiempo parcial que no afecta a la salud o el desarrollo personal de los niños y niñas ni interfiere con su escolarización posibilitan que muchos niños y niñas puedan acceder a la escuela además de ayudar a sus familias.

La trata es la principal forma de explotación infantil en España

España es un país de tránsito y destino de niños, niñas y adolescentes víctimas de trata con fines de explotación “laboral” – o lo que se conoce como explotación para la comisión de hurtos y mendicidad- y explotación sexual. A pesar de que los perfiles de las víctimas pueden variar en función de las dinámicas de las redes de explotación y de las demandas de los clientes de servicios sexuales, suelen ser menores en torno a los 16 años, de origen comunitario aunque, en menor medida, se han encontrado víctimas menores de edad de origen africano.

Nueva Convención sobre Trabajo Digno para Trabajadores Domésticos

Save the Children acoge con agrado la creación de una Nueva Convención sobre Trabajo Digno para Trabajadores Domésticos anunciada por la OIT para los próximos días y que contiene puntos específicos para proteger a los niños y niñas trabajadores domésticos.

“De los 40 millones de niños y adolescentes que realizan trabajo doméstico en el mundo, cerca de 10 millones, la mayoría niñas, permanecen ocultos en las viviendas de sus empleadores. Estos niños y niñas, a veces con apenas 10 años o menos, sufren en muchos casos condiciones de auténtica esclavitud, sometidos a interminables jornadas de trabajo y abusos” explica Yolanda Román.

Antes de finalizar, creo conveniente resaltar esta interesante reflexión de Save the Children:

Desde Save the Children nos preocupa que actualmente el sistema de protección a la infancia no está preparado para identificar los casos, ni abordar las necesidades específicas de las víctimas de trata con fines de explotación sexual menores de edad. Estos recursos deberían contar con personal cualificado y ofrecer asistencia de tipo psicológico, jurídico y social –con medidas educativas y de inserción laboral- con el fin de reparar los derechos de las víctimas

Coincidiendo con esta preocupación de la ONG quiero manifestar que precisamente el tema del abordaje de los casos de menores trabajadores en condiciones peligrosas, sea uno de los que más me inquieta. Y es que esos niños y niñas que (por diferentes circunstancias) deben realizar trabajos impropios de su edad, necesitan ayudas efectivas que les puedan ayudar a salir de la situación, apoyos para recibir una educación encaminada a conseguir un poco de dignidad en sus vidas, y sobre todo deberían poder tener la oportunidad de ser niños.

Imagen | Save the Children
Vía | Save the Children

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario