Ayudar a cumplir deseos a niños con enfermedades graves genera beneficios sobre su bienestar

Sigue a Peques y Más

Fundación Pequeño Deseo Princesas

La Fundación Pequeño Deseo, ha realizado un estudio cuyo objetivo ha sido evaluar las emociones positivas que generan el cumplimiento de un deseo y los cambios en el bienestar psicológico de niños con enfermedades crónicas o de mal pronóstico.

El trabajo se ha desarrollado junto con un Equipo de Investigación de la Universidad Complutense de Madrid, el apoyo del Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y la financiación de la Fundación Lafourcade Ponce. Se ha querido también evaluar el Bienestar del entorno familiar.

Pequeño Deseo nació en el año 2000 con el objeto social de hacer realidad los deseos de niños con enfermedades crónicas o de mal pronóstico ofreciéndoles apoyo anímico.

El Estudio se ha llevado a cabo en 100 niños tratados en diferentes hospitales con Unidad Pediátrica y sus respectivas familias

Con los resultados en la mano, se puede afirmar que cumplir deseos a niños con enfermedades graves genera importantes beneficios sobre su bienestar, extendiéndose estos efectos favorables también sobre sus padres. Además, podemos concluir que estos cambios no sólo se presentan de manera inmediata y transitoria, sino que se prolongan incluso varios meses después.

Fundación Pequeño deseo ‘Deseo ser cuidador de mapaches’
Me gustaría resaltar que la aparición de estos cambios favorecen una valoración más positiva de su salud subjetiva

Estas emociones positivas perduran en el tiempo: el 97% de los niños que han intervenido en el Estudio afirman que la experiencia les sirvió para animarse en momentos malos y el 81% afirma que ha aumentado su espíritu de lucha.

El informe ejecutivo del estudio realiza algunas Recomendaciones a la Fundación Pequeño Deseo. Por ejemplo se sugiere motivar de manera sistemática la puesta en marcha de actividades post deseo dentro de la familia.

Por ejemplo se pueden adoptar estrategias para que recuerden el día del deseo, o que promocionen emociones positivas (escribir una carta de agradecimiento); e incluso realizar actividades que guarden relación con el deseo en particular (si un niño quisiera dedicarse a ser científico, podrían propiciarse sencillas actividades de investigación)

Además, sabemos que estos efectos se amplifican cuando la vivencia del día del deseo es más positiva. Sin duda, contar con el testimonio de los médicos cobra especial importancia en este estudio ya que con su informe nos confirman esta mejoría en los niños que cumplen su deseo y además, atribuyen en buena medida estos cambios, sobre todo apreciables en el ámbito emocional, al deseo.

Todos los resultados obtenidos, y las conclusiones del estudio, son relevantes, porque la literatura ha demostrado ampliamente que estas variables de bienestar tienen repercusiones sobre la salud física. Se ha observado que la vivencia de este deseo tiene repercusiones importantes sobre varios dominios de calidad de vida percibida, como la calidad del funcionamiento diario, las actividades escolares y la salud percibida.

Imágenes | Fundación Pequeño Deseo
Fuente | Fundación Pequeño Deseo
En Peques y Más | “Cómo educar las emociones” es un cuaderno con información y aplicaciones práctica que pone al niño como punto central de interés

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario