Muñecos de nieve para decorar la casa en Navidad

Sigue a Peques y Más

Muñecos de nieve con macetas

En casa solemos empezar a decorar la casa a partir del día ocho de diciembre, es una tradición que mantengo desde que era niña y veía como mi madre desenvolvía una a una las figuras del Belen para empezar a montarlo.

Desde las semanas previas a la Navidad y hasta pasados los Reyes Magos, la casa se convierte en una especie de exposición que alterna muñecos de plástico representando a los pastores, un portal de madera, el árbol que tenemos desde hace dos años, manualidades que hacen los niños en el cole y distintos objetos decorativos que solemos realizar juntos.

He estado buscando ideas y he encontrado estas macetas decoradas como si fuera muñecos de nieve, son una genialidad, así que he pensado que también os gustarían.

Los muñecos de nieve no se encuentran entre los iconos más representativos de la Navidad Cristiana, pero como en el hemisferio Norte del Planeta la celebración tiene lugar en Invierno, es casi inevitable utilizarlos como símbolo.

Necesitamos:

  • Una maceta de terracota pequeña por cada muñeco de nieve (las podéis encontrar en floristerías o tiendas de manualidades especializadas), calcetines viejos de lana (o guantes), cintas de raso para decorar, una diadema pequeña, papel de regalo, cola blanca, pompones de colores (se pueden fabricar en casa con lana), pintura acrílica y rotulador permanente negro.

¿Cómo hacemos los muñecos de nieve en macetas?

Como se puede ver en la imagen, la maceta se debe pintar de color blanco que nos servirá como base para continuar la decoración, dejamos libre el borde superior que se coloca ‘boca abajo’ y sobre él pegamos una tira de papel de regalo del mismo ancho.

La imaginación al poder’: ojos, boca y mejillas como nosotros queramos, podemos darles la expresión deseada, y esperaremos a que seque cada capa de pintura antes de aplicar una siguiente; también utilizamos el rotulador negro para perfiles más precisos.

A fin de conseguir un bonito gorro sólo tenemos que cortar el trozo restante de calcetín (después de reservar el pie), o los dedos del guante. Un doblez le otorgará realismo, y una cinta puede servir para formar un bonito detalle en la parte superior. Con los pompones unidos a una diadema se pueden fabricar unas divertidas orejeras.

Si cada miembro de la familia realiza su propio muñeco de nieve será mucho más entretenido, y seguro que obtenemos resultados muy originales. ¿Os animáis?

Imagen | Craftown
Fuente | Craftown
En Peques y Más | Manualidades navideñas para peques: hacer duendes de Papá Noel para adornar el árbol, Manualidades navideñas para peques: estrellas brillantes para colgar en el árbol

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario