Cómo construir un pluviómetro casero: una manualidad para pequeños científicos

Sigue a

pluviometro.jpg

A veces parece que el viento del otoño también se lleve los días rápido, tan rápido que me parece ayer cuando os hablaba del calendario de Adviento, y ahora me encuentro de nuevo aquí con un nuevo tema muy propio de la estación en la que estamos.

Hoy vamos a construir un pluviómetro, por que estos meses deberían estar caracterizados por las lluvias abundantes, aunque me temo que estamos recibiendo menos agua de la que necesitamos. Os voy a enseñar como fabricar un instrumento de medición para ponerlo en el balcón, en la terraza, o para que los niños lleven a clase.

El objetivo es utilizarlo cuando se sucedan varios días lluviosos, para poder comparar el volumen de agua que se recibe. Es tan sencillo que no tenéis excusa, y mucho menos si vuestros niños tienen espíritu científico y descubridor.

¿Qué necesitáis?

-Una botella de plástico transparente de dos litros (mirad en vuestro cubo doméstico de reciclaje de envases porque seguro que hay alguna)
-Cinta aislante (de la que hay en la caja de herramientas)
-Unas tijeras de cocina
-Un rotulador permanente (preferentemente de punta fina)
-Un puñado de canicas o piedras pequeñas
-Una regla

¿Cómo se hace?

pluviometro2.jpg

En primer lugar se desecha el tapón de la botella y se lava esta con agua, después se corta con cuidado por la mitad y a unos dos centímetros por debajo del corte se abre un rectángulo pequeño (podemos utilizar una cuchilla pero que no lo hagan los niños) que permita vaciar sin complicaciones el contenido diariamente.

Posteriormente rellenaremos la base de la botella con las canicas o piedras (esto es para que no vuelque en días de viento), y una vez que hemos acabado esta parte de la manualidad, cogemos la parte superior que hemos cortado previamente y la colocamos invertida sobre la base (de forma que actúe como embudo)

Con la cinta se pueden unir las dos partes del recipiente. Y ahora ya tenemos nuestro pluviómetro casi listo para empezar a recibir lluvias, pero nos falta un detalle, porque no hay medición sin marcas, así que cogemos el rotulador y marcamos una pequeña línea horizontal que nos servirá de referencia y anotaremos el número 0 al lado (lo podemos situar a unos dos cm. del fondo para que se vea bien). Las marcas las situamos en la parte de la botella que actúa como recipiente.

Ahora sólo necesitamos la regla para seguir marcando hasta ocho centímetros (podemos esmerarnos y señalar también los milímetros haciendo rayas de diferentes tamaños). Todo esto en vertical respecto de la base. Por último llenamos de agua del grifo hasta el 0 y colocamos nuestro instrumento de medición casero en el exterior.

Los niños observarán, anotaran y compararan… probadlo, seguro que les gusta. Si el otoño continúa como los últimos días, tendréis más de una ocasión para probarlo.

Imagen | Bern Rostad, snigl3t
En Peques y Más | Las hojas del otoño nos ofrecen muchas posibilidades, Unos ricos panellets para celebrar el primero de noviembre, Nuestras cestitas para recoger dulces en Halloween, Al hacer en casa un Calendario de Adviento nos damos la oportunidad de vivir intensamente los preparativos de la Navidad, Es tiempo de castañas

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario