Grandes Esperanzas es un clásico de Dickens con cuatro personajes inolvidables para disfrutar en libro y en película

Síguenos

Grandes Esperanzas

Grandes Esperanzas es un libro de Charles Dickens en el que hay cuatro protagonistas inolvidables. El joven Pip es el protagonista y narrador de una emotiva historia de iniciación en la que hay lugar para el amor y los giros del destino. Pip es huérfano y vive con su hermana, una mujer irascible que, aunque presume de haber criado a Pip con sus manos y acostumbra a castigarlo con una vara. Su marido es un herrero bondadoso y débil de carácter y es el único aliado con el que cuenta el muchacho. El primer hecho excepcional de la vida de Pip ocurre cuando un preso fugado le pide ayuda en mitad de la noche: necesita víveres, una lima y, por supuesto, discreción absoluta. En caso contrario, el siniestro fugitivo está dispuesto a arrancarle el corazón y el hígado. Esta fantástica escena la recrea de forma maravillosa David Lean en una película del año 1946 y que se puede ver más abajo. El preso fugado es otro de los personajes clave de la película.

No es sencillo digerir semejante amenaza y además guardar el secreto, así que Pip necesita distraerse. Y para eso, nada mejor que la señorita Havisham, una anciana adinerada y excéntrica, que requerirá la presencia de Pip como pasatiempo para su protegida, la pequeña Estella. La señorita Havisham y Estella son los dos personajes restantes para completar los cuatro protagonistas comentados. Cada uno de ellos tiene unas características muy atractivas y los niños de edades en torno a los 12 años pueden acercarse a conocer y descubrir.

Y, en la obra, aunque la arrogante muchacha no hace ningún gesto de cariño hacia Pip, éste queda prendado de ella y se hace a sí mismo la promesa en convertirse en un caballero para ser digno de su amor. Y la oportunidad llega bajo la apariencia de un benefactor anónimo, alguien está dispuesto a hacerse cargo de sus estudios y a respaldar su ascenso social.

Grandes Esperanzas es una novela espléndida y tiene cuatro personajes inolvidables. Pip es un personaje tierno que evoluciona buscando el amor de Estela. La novia, que está enclaustrada en vida, da mucho miedo y pena, el preso es un personaje que desea que Pip no sufra las miserias que el sufrió en su juventud y Estela, bueno, Estela es la mujer que moldeó la Señorita Havisham para que nunca sufriera ningún daño por el amor de un hombre. Además también aparece el herrero que divierte y emociona con su ternura y la hermana de Pip que esconde bajo su comportamiento la dificultad de enfrentarse con entereza a los golpes de la vida.

A continuación os dejo con el arranque de la versión del año 1946 de David Lean con unos personajes sobrecogedores y una ambientación maravillosa de la época acentuada con ese blanco y negro eterno:

En los años 90 el director Alfonso Cuarón realizó una nueva versión, muy actualizada a la época, que resulta también muy atractiva y en la que los niños salen muy guapos durante la etapa de la infancia. Después los niños crecen y se desarrolla una historia de amor que, en mi opinión, diluye la fuerza de las Grandes Esperanzas de las que habla el libro.

Grandes Esperanzas es una obra maestra de la literatura universal y siempre es buen momento para acercarse a ella. Mejor cuanto más pequeño porque así dará tiempo a revisarla, saborearla y conocerla mejor cuando los peques crezcan.

En Blog de Cine | Great Expectations
Más información | Edición en Kindle de Grandes Esperanzas (0,89 euros)
Imagen | Paul Townsend

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario