Roominate es la inspiración necesaria para que las niñas sean las visionarias, ingenieras y arquitectas del futuro

Síguenos

Roominate

Alice Brooks, Bettina Chen y Jennifer Kessler después de estudiar ingeniería, las dos primeras, y matemáticas, la última, en la Universidad de Stanford (EEUU), decidieron que podían intentar animar el amor y la pasión de las mujeres por la tecnología desde que son pequeñitas y apelando a lo que saben hacer muy bien: jugando, creando y descubriendo y todo de forma divertida.

Y es que los juegos de las niñas no suelen ser de construcción, ni de electricidad, ni de manejo de estructuras aunque eso no significa que no les guste o que no pueden aficionarse a esa forma de jugar y de aprender. Al parecer, en Estados Unidos sólo el 15% de las estudiantes de primer año de universidad tienen la intención de especializarse en ingeniería, ciencias o matemáticas, además sólo el 11% de los ingenieros son mujeres. Así que una exposición temprana a la ciencia a través de los juguetes puede impulsar los cambios. Esta iniciativa es compatible con las que hace Google con la Feria de las Ciencias o de la ESA con los experimentos del Spacelab.

Así que estas tres emprendedoras diseñaron juegos destinados a niñas con edades entre 6 y 10 años, para que construyan una habitación en miniatura, una estructura de dos habitaciones y un edificio completo. Ya los han empaquetado como juguetes y les han llamado Roominate.

¿Qué es Roominate? Se trata de un kit de piezas de construcción y componentes de circuitos con los que las niñas pueden utilizar su creatividad para diseñar, construir, conectar y decorar sus habitaciones y además perfeccionarlas para hacerlas interactivas. También se pueden conectar entre si para realizar construcciones complejas. En el vídeo (en inglés) se puede ver mucha información del proyecto y ejemplos concretos con peques jugando a él.

Y es que aunque a las niñas les gusten y jueguen mucho a las muñecas, es sano que existan otras ofertas para jugar y contribuir a crear este tipo de aficiones en el futuro. Aunque tengo muchas dudas de que la afición al juego cuando se es tan pequeño se pueda convertir en profesión algunos años más tarde.

Me ha resultado muy interesante conocer que las responsables del proyecto estuvieron probando prototipos con más de 200 niñas en algunos eventos y en el Museo de Creatividad Infantil de San Francisco. Este tipo de pruebas, individuales, en grupos amplios y en grupos reducidos, me parecen un test fantástico para anticipar si el juguete puede ser un éxito o no. Me parece que es una de las tareas a las que se tienen que dedicar muchas jugueteras, a construir espacios de prueba, a llevar esa experiencia también a la tienda y a facilitar que los niños lo prueben antes de llevárselo a casa. En este caso, estas diseñadoras con tanta práctica realizada, han podido desarrollar y perfeccionar su prototipo mediante lo que aprendieron del juego de las niñas y de la observación de lo que hacían con ellos.

Roominate se puede comprar en su página en Internet aunque los envíos todavía no se realizan más allá de los Estados Unidos. No obstante, en su sitio informan que se puede apuntar para saber cuándo, en función de la demanda, podrán enviar fuera de su país. Parece que los precios son de 59, 115 y 225 dólares (sobre los 50, 100 y 200 euros).

Más información | Roominate

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario