Sigue a

Juguetes Seguros

Ya ha llegado el mes en el que las compras de juegos y juguetes se disparan, aunque también sabemos que esta temporada muy probablemente Santa Claus y los Reyes Magos tengan el presupuesto mucho más ajustado.

¿Qué familia no desea que sus hijos reciban los regalos deseados en Nochebuena o la mañana de Reyes?, pero en la actualidad, y al margen de que es necesario educar a los peques en la contención, la situación no está como para despilfarrar.

Por eso estamos asistiendo a un sinfín de ofertas y descuentos relacionados con la adquisición de todo tipo de juguetes. También se puede observar en las ciudades la apertura de comercios que ajustan el margen de beneficio para que ‘ningún niño se quede sin sus regalos’. Como padres debemos velar por la seguridad de nuestros hijos, y entender que necesitamos encontrar juguetes a buen precio, pero sin que ello suponga un riesgo.

Se considera que un juguete es seguro cuando atendiendo al comportamiento habitual de un niño, éste no pone en riesgo la seguridad y la salud del menor y otros agentes dinámicos, mientras se utiliza

¿Qué garantías tenemos de que un juguete sea seguro para nuestros hijos?

Todos los artículos comercializados en la Unión Europea deben estar identificados con el Marcado CE, lo cual implica:

  • El consumidor debe estar informado de forma eficaz sobre el uso apropiado, y los riesgos en caso de que ese uso no se produzca.
  • Es obligado mencionar explícitamente qué juguetes están destinados a menores de 36 meses. Y éstos deben haber pasado las pruebas necesarias verificando que no generan ni contienen piezas pequeñas que puedan ser ingeridas o inhaladas.

Propiedades que se controlan en los juguetes a fin de pasar las normativas:

  • Físicas y mecánicas: que eviten que puedan provocar lesiones corporales por los elementos que los componen, o su inestabilidad.
  • Químicas: los materiales de fabricación no deben producir efectos tóxicos, irritantes y quemaduras al entrar el niño en contacto con el juguete.
  • Eléctricas: no se pueden superar los 24 Voltios, y los elementos relacionados con fuentes de energía no serán accesibles a los niños.
  • Higiénicas: la fabricación debe garantizar condiciones que eviten el riesgo de infección o enfermedad.

Un último apunte es que los requisitos deben encontrarse fácilmente en los juguetes que existen en el mercado: si no están presentes a primera vista en el embalaje e instrucciones, es muy probable que no podamos confiar en el producto o la tienda.

Como veis, es sencillo combinar economía con seguridad, practicando nuestras dotes de observación, y asegurándonos de que los regalos que van a traer los Reyes Magos no nos van a dar ningún susto.

Imagen | corsi photo
Fuente | Asociación Nacional de Seguridad Infantil
En Peques y Más | Recomendaciones de la AEPED a la hora de comprar, montar y utilizar juguetes, Consejos para disfrutar de la Navidad evitando riesgos asociados a las comidas, decoración o regalos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario