Las familias están encantadas con la buena relación entre Internet y los juguetes

Sigue a Peques y Más

Internet Juguete

Según un estudio realizado por The Cocktail Analysis e IAB para la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes el rol de Internet como canal de compra de juguetes es minoritario aunque sí ha adquirido gran importancia como fuente de información. El estudio se ha realizado a través de una encuesta de 816 entrevistas a población usuaria de Internet con hijos de edades entre 0 y 12 años.

Así que Internet se ha convertido en un nuevo canal de consulta sobre las características y el precio de los juguetes. Y es que un 64% de familias afirman consultar la red para conocer los juguetes así que es cuestión de tiempo facilitar el proceso de compra para que la venta online se convierta en la forma de adquirir los juguetes por las familias en España.

Porque, según el estudio, todos lo miembros de la familia interactúan y operan con Internet. Los niños empiezan a introducirse desde edades cada vez más tempranas, aunque su participación con las redes va a estar controlada por los adultos. Entre los sitios más visitados por el público infantil destacarían aquellas páginas que les permiten continuar el juego desarrollado en el salón de juegos con Internet utilizando comunidades virtuales o las páginas en las que pueden encontrar sus juguetes preferidos.

En el estudio se indica también que los juguetes tradicionales también han sabido adaptarse a estas nuevas necesidades y han incorporado nuevas tecnologías en sus diseños de forma que gracias a Internet incrementan su jugabilidad y son más interactivos.

¿Qué buscamos los padres en Internet? Principalmente características como el precio del juguete (76%), la edad para la que es adecuado (59%), información básica y descripción (52%) y fotografías e imágenes (39%).

¿Qué le pasa a la venta por Internet? El 23% ha comprado durante el último año y es que la preferencia por el componente lúdico de la compra física, cierta pérdida de emocionalidad en la compra y la sensación de tratarse de una compra “fría” son las principales desventajas comentadas por los padres consultados al respecto de la compra final de un juguete. Y sobre todo que la complicación para devolver los artículos es elevada. Aunque los que compran por Internet indican que el proceso es muy cómodo, se encuentran mejores precios, se puede acceder a un catálogo más amplio de juguetes y además se pueden conseguir juguetes adecuados a la edad de los peques.

Los sitios más visitados para la consulta y la compra de juguetes son los específicos de las tiendas de juguetes (67%), seguidas por las grandes superficies (61%) y los sitios de los fabricantes (56%).

En mi opinión el salto cualitativo que puede permitir que los clientes elijan un juguete u otro y que además lo compren por Internet, vendrá condicionado por la capacidad de las marcas para reclamar la atención de sus clientes y potenciales clientes realizando actos, eventos, presentaciones y demostraciones de productos. El objetvo será incrementar y fomentar la participación de las familias y sobre todo animar a los clientes a crear una conversación, a través de las redes sociales o de páginas específicas como los blogs de empresa, para que los consumidores puedan disponer de criterios de selección y cerrar el proceso de compra.

En España ya hay muchas empresas que se están posicionando y es cuestión de tiempo que esa apuesta se convierta en éxito y satisfacción para las familias con sus peques también felices por los juguetes adquiridos.

Imagen | Kalexanderson

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario