Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero, especialista en dermatología infantil: "la edad para tratar los angiomas es muy importante"

Sigue a Peques y Más

Angioma

En Peques y Más traemos una entrevista al Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad. Es un Dermatólogo especialista en Dermatología Médico-quirúrgica en la Clínica Universidad de Navarra y en hemangiomas infantiles y malformaciones vasculares. Además es Dermatólogo de la Clínica Ruber y de la Clínica Dermatológica Internacional, Jefe de la Unidad Láser de la Clínica Dermatológica Internacional y Responsable de la Unidad de Hemangiomas y Malformaciones vasculares de la Clínica Ruber de Juan Bravo en Madrid. El objetivo de la entrevista es conocer, de una forma divulgativa y clarificadora, las principales novedades en el tratamiento de los angiomas poniendo el foco en el diagnóstico y tratamiento en la infancia.

Qué son los angiomas

Los angiomas o hemangiomas infantiles son tumores benignos de origen vascular. Típicamente aparecen al nacer o en las primeras semanas de vida y crecen hasta los 9-12 meses. A partir de entonces empiezan a desaparecer de manera progresiva a lo largo de los años. La desaparición no es total en muchos casos, dejando secuelas como cicatrices, cambios de textura o del color de la piel y a veces zonas abultadas que deforman la anatomía.

Por qué aparecen los angiomas

La causa última no se conoce. Hay diferentes hipótesis como por ejemplo la teoría placentaria. Esta teoría se fundamenta en la existencia de ciertas similitudes entre el tejido de los hemangiomas y de la placenta. También se habla mucho en los foros científicos sobre la teoría hipóxica: una falta de oxígeno en una zona propensa a desarrollar un hemangioma sería la señal de salida para que en ese tejido proliferen los vasos sanguíneos y se forme el hemangioma.

Cómo se diagnostica un angioma

El diagnóstico de un hemangioma es habitualmente clínico y raramente es necesario realizar pruebas radiológicas o una biopsia para confirmarlo. La evolución más típica que comentan los padres es la aparición de una mancha roja en la primera o segunda semana de vida que después crece, adquiriendo un mayor o menor volumen. En algunos casos el hemangioma está desde el nacimiento. En estos casos puede ser difícil de diferenciar de otro tipo de lesión vascular denominada mancha en vino de Oporto o malformación vascular capilar (mal llamada muchas veces también como “angiomas planos”).

Cuándo hay que intervenir un angioma y a qué edad es recomendable hacerlo

Los hemangiomas hay que tratarlos si crecen en exceso, se localizan en zonas que pueden interferir con funciones básicas (como alrededor de la boca o de los ojos, en la zona del pañal) y si se asocian a alguna complicación, como por ejemplo la ulceración.

La edad para tratarlos es importante porque la respuesta es mejor cuanto antes se instaure el tratamiento que precise.

En nuestra Unidad de Hemangiomas y Malformaciones Vasculares de la Clínica Ruber empezamos el tratamiento en los primeros meses o incluso semanas de vida, según los casos.

Qué secuelas, cuando los niños crecen, puede dejar la intervención de un angioma durante la infancia

Los tratamientos médicos actuales, mediante fármacos orales, no dejan ningún tipo de secuelas y son muy seguros. La aplicación de láser también es muy seguro en la edad pediátrica. Estos tratamientos se aplican hoy en día para tratar de evitar una posible cirugía. En caso de que esta sea necesaria irremediablemente el paciente tendrá una cicatriz en la zona de la intervención.

Qué técnicas se aplican en el tratamiento de los angiomas en los niños

Hoy en día la mayoría de los niños con hemangiomas que precisan tratamiento reciben propranolol oral, un fármaco seguro y con amplia experiencia en la edad pediátrica. Este fármaco a veces no consigue eliminar completamente el hemangioma. En estos casos se puede aplicar el láser vascular. Si la lesión es extensa o se localiza en la cara suele ser necesario aplicarlo con sedación, procedimiento que se realiza ambulatoriamente, sin necesidad de ingreso.

Cuánto tiempo puede vivir el paciente con el angioma

Sin tratamiento un hemangioma puede persistir hasta los 7 años de edad aproximadamente.

Hoy en día, gracias a los tratamientos anteriormente mencionados, raramente vemos hemangiomas en niños mayores de 3 años.

Por el contrario, la mancha en vino de Oporto es difícil de eliminar por completo. En estos casos los pacientes se pueden tratar únicamente con láser y suelen requerir un número elevado de sesiones de tratamiento.

Por qué hay que tratar los angiomas

Los hemangiomas hay que tratarlos porque, aunque son benignos, son verdaderos tumores. Crecen, deforman, se ulceran y repercuten de una forma clara desde el punto de vista psicológico tanto en los niños que lo padecen como en los familiares. Hay que valorar cada caso en particular. Es cierto que algunos hemangiomas de pequeño tamaño, no complicados, no necesitan intervención médica alguna y basta con realizar un seguimiento. En el extremo opuesto, hay algunos pacientes con hemangiomas en la vía área o en vísceras internas, como en el hígado, que pueden llegar a comprometer la vida.

Qué pasa si te haces una herida o te das un golpe en un angioma

Una herida o un golpe sobre un hemangioma puede producir un sangrado continuo en la zona. En la mayoría de los casos basta con aplicar durante cinco minutos una gasa de manera compresiva en la zona abierta para que deje de sangrar. Si no cede conviene acudir a un servicio de Urgencias. En mi experiencia raramente se ve esta complicación.

Pueden hacer vida normal los pacientes con angiomas o tienen alguna limitación de movilidad o de funciones básicas

Según el tamaño del hemangioma, zona donde se localice y sobretodo de la respuesta al tratamiento que haya tenido la limitación del día a día puede variar. Se aconseja una valoración lo más temprana posible por un especialista en este tema para que se tomen las medidas adecuadas lo antes posible. Por desgracia nos encontramos con casos de pacientes mal diagnosticados o que se tratan tardíamente y que podrían estar mucho mejor si las cosas se hubieran hecho de otra manera.

Le agradecemos al Dr. Ignacio Sánchez-Carpintero Abad su participación y su colaboración en Peques y Más para explicarnos y ofrecernos aclaraciones sobre los angiomas especialmente en los niños. Además nos ha indicado, con el fin de impartir formación y resolver dudas, que ponen a disposición de los lectores que estén interesados, un blog monográfico sobre angiomas y malformaciones vasculares. Y es que desde su reciente creación se han contestado ya a unas 500 preguntas y se han recibido más de 70.000 visitas.

Más información | Angiomas infantiles
Más información | Clínica dermatológica

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario