Recomendaciones generales para el cuidado de la piel de los niños, cuidados de la dermatitis atópica. Entrevista con la doctora Agustina Segurado

Sigue a Peques y Más

agustina-segurado-2.jpg

Hoy tenemos el placer de presentaros a la Doctora Agustina Segurado que es la Jefa de la Sección de Dermatología del Hospital del Sureste (Arganda del Rey), con ella hemos querido abordar algunos de los problemas dermatológicos más importantes de manifestación durante la infancia, y también hemos hablado de cómo tratarlos. Estamos convencidos de que la información que os presentamos os será de utilidad y puede que resuelva muchas de vuestras dudas.

La doctora Segurado es licenciada en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid y especialista en Dermatología desde 1997. En la actualidad su actividad en el la sección de Dermatología incluye la colaboración con diferentes medios de comunicación, y es que la participación en estudios de investigación, distintas publicaciones especializadas y Contresos le otorgan suficiente prestigio profesional para exponer este tema a la población interesada. Para completar tan interesante trayectoria os podemos contar también que la soctora es miembro de diferentes grupos profesionales especializados, entre ellos el Grupo Español de Dermatología Pediátrica.

A continuación hablaremos sobre recomendaciones generales para cuidar la piel de nuestros hijos y prevenir la aparición de problemas, también hemos reservado un espacio para la dermatitis atópica. Y en la segunda parte de la entrevista que os traeremos mañana jueves día uno de septiembre, la doctora nos ayudará a entender qué es el impétigo, cómo prevenir la pediculosis y cuáles son los tratamientos actuales frente al acné.

Peques y Más.- ¿Cuáles son los principales problemas dermatológicos que presentan los niños?

Dra. Agustina Segurado.- La mayor incidencia de problemas dermatológicos infantiles se presentan sobre todo en niños menores de 10 años, como corresponde a un estado de piel más inmadura y vulnerable. De todos ellos las dermatitis o eczemas es el motivo de consulta más frecuente en la consulta dermatológica seguido por las infecciones cutáneas del tipo de verrugas vulgares, molluscum, pediculosis e impétigo.

PyM.- ¿En qué casos es posible prevenir la aparición de estos problemas?, y ¿qué podemos hacer los padres para favorecer la prevención?. ¿Es posible ofrecer recomendaciones generales para el cuidado de la piel y la aparición de problemas?

Dra.A.S.- Como se ha indicado anteriormente, la piel del niño es más delgada y frágil que la del adulto. Es más permeable y más sensible a los cambios ambientales y a los agentes externos por lo que es aconsejable utilizar productos de higiene y cuidado suaves, con pocos conservantes y sin perfumes. Es recomendable el baño de no más de 15 minutos, con agua templada. La frecuencia se marcará según necesidades de la piel: baño diario o cada 2-3 dias en el caso de pieles muy secas, con una esponja blanda o con la mano y con productos de limpieza neutros, sin detergentes y ricos en grasas o aceites.

El objetivo es mantener las características de la piel intactas, ya que una higiene excesiva o con jabones fuertes elimina la barrera lipídica de la piel y desencadena irritaciones y tanto más teniendo en cuenta las características de la piel infantil. Tras la limpieza es necesario un buen aclarado para eliminar restos, secar suavemente o a “toquecitos” con una toalla de algodón y aplicar una crema o loción hidratante aprovechando que la piel esté todavía húmeda.

Entre las recomendaciones que se pueden realizar a los padres está la necesidad de aplicar filtros con proteccion solar antes de salir de casa, independientemente de la estación del año en la que nos encontremos, ya que los niños realizan gran parte de su actividad al aire libre.

También se deben revisar periódicamente manos y pies para detectar pequeñas heridas que pueden ser puerta de entrada de infecciones, lavar las manos con agua y jabón cuando estén sucias, cepillarse las uñas y mantenerlas cortas (sin apurar) y rectas para evitar que se claven o que provoquen heridas por arañazos.

El ambiente de la habitación deber ser cálido (a una temperatura de unos 23 – 24º C) y ligeramente húmedo.

Es importante beber liquido en abundancia, aunque no exista la sensación de sed y cuidar la alimentación: reducir el consumo de grasas a no más del 30% (mantequilla, nata, embutidos…), evitar la frituras, consumir muchas frutas y verduras, hidratos de carbono (pan, cereales, harina, pasta, arroz, patatas, legumbres) y proteínas (huevo, carne o pescado)

PyM.- ¿Qué productos indispensables para la piel deben estar presentes en una casa con niños?

Dra.A.S.- Un gel suave para el baño, una hidratante para la piel del cuerpo y para la piel de la cara, cremas de factor de protección entre un 30 y un 50+, siendo más recomendables los filtros físicos con el fin de minimizar el riesgo de alergias.

La piel del niño es más delgada y frágil que la del adulto. Es más permeable y más sensible a los cambios ambientales y a los agentes externos por lo que es aconsejable utilizar productos de higiene y cuidado suaves, con pocos conservantes y sin perfumes. Es recomendable el baño de no más de 15 minutos, con agua templada. La frecuencia se marcará según necesidades de la piel: baño diario o cada 2-3 dias en el caso de pieles muy secas, con una esponja blanda o con la mano y con productos de limpieza neutros, sin detergentes y ricos en grasas o aceites

PyM.- ¿Qué es / cómo se reconoce la dermatitis atópica? y ¿qué factores determinan su aparición?.

Dra.A.S.- El diagnóstico es eminentemente clínico, es decir la atopia se diagnostica haciendo la historia clínica del paciente. Tras el interrogatorio sobre antecedentes familiares de problemas similares en la piel, antecedentes de alergias respiratorias, alimentarias o asma, se realiza la exploración de la piel del paciente buscando una serie de signos clínicos característicos de este problema: piel seca, descamación, placas de eczema, piel áspera en brazos y muslos (queratosis folicular), oscurecimiento palpebral (ojeras), hipopigmentaciones difusas en cara y en brazos (lo que se conoce como pitiriasis alba), vesículas entre los dedos de manos y pies (eczema dishidrótico)…

Gracias a estos datos llegaremos o no, al diagnóstico de dermatitis atópica. Además es muy importante señalar que en esta enfermedad el picor constituye el síntoma principal y el debut de la enfermedad, de ahí la importancia de controlarlo cuando instauramos un tratamiento.

PyM.- ¿A qué edad se manifiestan los primeros síntomas de la dermatitis?

Dra.A.S.- Afecta en torno a un 8-10% de la población infantil, siendo más frecuente en países industrializados. La edad de comienzo suele ser en los primeros meses de vida (periodo de lactancia) y su incidencia y prevalencia van disminuyendo con la edad. En cada edad la dermatitis atópica tiene algunos rasgos clínicos característicos, por ejemplo en los lactantes los eczemas suelen localizarse en mejillas, cuello y superficies extensoras, mientras que en los años de la infancia suelen aparecer en la flexuras de brazos y piernas.

La dermatitis atópica es una enfermedad benigna de la piel pero con una evolución crónica, generalmente en brotes para la que todavía no existe un tratamiento curativo. Es importante que los padres y cuidadores estén concienciados de ello y de que tanto su colaboración como la del propio paciente conforme va creciendo, es vital para la mejoría de los síntomas y el control de la enfermedad

PyM.- Además del tratamiento propuesto por el pediatra o médico especialista ¿cuáles son las principales recomendaciones y cuidados que se pueden realizar desde casa?

Dra.A.S.- La dermatitis atópica es una enfermedad benigna de la piel pero con una evolución crónica, generalmente en brotes para la que todavía no existe un tratamiento curativo. Es importante que los padres y cuidadores estén concienciados de ello y de que tanto su colaboración como la del propio paciente conforme va creciendo, es vital para la mejoría de los síntomas y el control de la enfermedad.

Es importante mantener la piel lo más sana posible mediante el empleo de jabones hidratantes y sin detergentes, emolientes específicas que restauren la berrera cutánea y ayuden a calmar el picor, usar ropa de algodón, evitar el frío y el calor excesivo, mantener una adecuada humedad ambiental, evitar alfombras, moquetas, cortinas que puedan acumular polvo…

Hasta aquí la primera parte de esta extensa entrevista, mañana continuaremos con la doctora Agustina Asegurado quien aún nos ofrecerá más consejos sobre problemas tan concretos como el impétigo, la pediculosis o el acné, os esperamos. Y queremos agradecer a la doctora su colaboración con Peques y Más como profesional en dermatología, ha sido muy atenta respondiendo nuestras preguntas.

Imagen | Doctora Agustina Asegurado
En Peques y Más | El hospital del Sureste en Arganda del Rey ha realizado su primer taller para los cuidados de la piel atópica en niños

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios