Problema de matemáticas: triplicar la capacidad de la bolsa asegura que se utilice un tercio del número inicial de bolsas

Síguenos

matematicas

Enseñar matemáticas a los niños debe ser uno de los grandes retos a los que se enfrentan los profesores en su misión diaria de ejercer de correa de transmisión de conocimiento. Y es que explicar las matemáticas requiere de destrezas, habilidades y conocimiento para que el cerebro de los niños sea capaz de entender y de utilizar el lenguaje abstracto, números, letras y símbolos, que se utilizan en las matemáticas.

Por ejemplo, el otro día nos pidió la peque ayuda para un problema de matemáticas que decía, más o menos, así:

Un fabricante de tomates tiene 180 kilogramos (kg) de tomates y utiliza 36 bolsas de 5 kg para transportarlos todos. ¿Qué cantidad de bolsas tendría que utilizar si las bolsas fueran de 15 kg?

Al parecer en clase todavía no saben dividir por dos cifras así que para resolver el problema empezamos a hacer una tabla para ayudarle a pensar y poder imaginar, ¡esa capacidad de abstracción! qué pasaría con las bolsas si triplican la capacidad.

Y en la tabla de tres filas con dos columnas escribimos en las dos primeras celdas los 180 kg del total de tomates. Debajo escribimos la capacidad de las bolsas, 5 kg en una celda, y 15 kg en la siguiente. En la última fila dibujamos el número de bolsas necesarias, en la primera celda, las 36 bolsas y en la segunda, en la segunda nos pusimos a pensar.

Y ahí es donde se nota que las matemáticas requieren abstracción, esfuerzo, pensamiento, dedicación, concentración y fortaleza para no desesperar en cómo resolver el problema. Leía el otro día una entrevista a Cecilia Christiansen, la mejor profesora de matemáticas en Suecia 2011, que a los niños les gusta hacer y hacer y que con el tiempo entienden lo que hacen. Mientras que las niñas quieren saber y conocer primero antes de hacer. En ambos casos la profesora Cecilia decía que todos los niños llegan a entender los conceptos de las matemáticas.

En este problema lo que hicimos fue intentar explicar con un dibujo que si se incrementaba la capacidad de la bolsa, el número de tomates que se podría meter en cada bolsa aumentaría por lo que serían necesarias menos bolsas. En este caso concreto, un tercio del número de bolsas.

Así que lo que había que hacer era dividir el número de bolsas inicial por tres, una división de lo más sencilla y que no tardamos nada en realizar. Así rellenamos la última celda con el número 12 que es el número total de bolsas de 15 kg a emplear para llevar los 180 tomates.

Al parecer le toco explicar el problema en clase a la peque y contó lo que había aprendido, prácticamente de memoria, y que utilizamos para ilustrar este artículo:

Triplicar la capacidad de la bolsa asegura que se utilice un tercio del número inicial de bolsas

La profesora le felicitó aunque me temo que se dio cuenta de que había adquirido demasiada abstracción para una peque de nueve años.

Y es que enseñar matemáticas requiere hacer que los peques incrementen su capacidad de abstracción y eso se consigue repitiendo, explicando, trabajando, esforzándose y superándose. Y no, ahora no podemos renunciar a saber matemáticas y hay que ir más allá de enseñar las tablas de multiplicar de una forma memorística. Se trata de una asignatura, las matemáticas, de la que no hay que avergonzarse por saber sino por no saberla, conocerla y manejarla con soltura.

Imagen | woodleywonderworks
En Peques y Más | La educación en España tiene que facilitar que los niños aprendan muchas matemáticas y a pensar por si mismos

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario