Los deberes para casa se convierten en una sobrecarga para los niños y pueden provocar desigualdades sociales

Síguenos

deberes.jpg

Hoy todos hemos escuchado la noticia de que la Federación de Consejos de Padres de Alumnos de Francia (FCPE) ha convocado quince días de huelga de deberes escolares en casa. Cada uno tendremos nuestra opinión sobre las tareas escolares, pero lo cierto es que muchos niños se ven abocados a estar dos horas de ejercicios repetitivos y monótonos durante dos horas, y esto cuando están sólo en quinto curso de Primaria (10 / 11 años).

Es decir, podemos pensar que es necesario que entiendan el sentido del esfuerzo, que han de ser constantes, que así afianzan mejor los contenidos que les imparten en las clases, sin embargo debemos entender también que mientras son niños necesitan también “hacer cosas de niños” para crecer bien: jugar, estar con sus padres, compartir aventuras con los amigos, vivir otro tipo de experiencias educativas, etc.

La Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA) estudia promover una iniciativa similar a la de Francia en nuestro país. Esta confederación critica que en los últimos años se haya incrementado el tiempo que los menores han de dedicar en casa a realizar las tareas escolares, lo que demuestra que la escuela no responde adecuadamente a las necesidades educativas.

Yo no soy una defensora de los deberes en casa, sin embargo mis hijos a veces traen tareas… hasta el momento hemos encontrado posturas más que razonables en las distintas profesoras que han tenido mis hijos, es decir se limitan a pedir a los niños que finalicen lo que no les ha dado tiempo a acabar en el aula, sin pedirles un esfuerzo extra.

Pero ¿qué alternativas se pueden proponer desde los movimientos de Madres y Padres de Alumnos?

1.Reformar el currículum educativo, para establecer una enseñanza más motivadora, práctica y centrada en la adquisición de competencias básicas, adaptada a la sociedad del siglo XXI en la que han crecido nuestros hijos. CEAPA pide al Gobierno que adecúe los decretos de enseñanzas mínimas de Primaria y ESO a la LOE, de manera que contemplen la adquisición de competencias básicas, y que forme al profesorado para ello para que las incorpore a la práctica docente.

2. Que los deberes sólo estén constituidos por una formación complementaria, con el apoyo de las bibliotecas, museos, asociaciones y recursos del entorno escolar, con actividades relacionadas con la lectura, la investigación y la utilización de las tecnologías de la información y la comunicación. Además, deberían poder hacerse sin la ayuda de un adulto.

3. Que todos los centros educativos oferten programas de refuerzo educativo (los llamados “planes de acompañamiento educativo” en Primaria, y los PROA en secundaria), de manera que al término de la jornada escolar los alumnos con más dificultades se queden un tiempo limitado en la escuela y reciban alguna clase de apoyo en las materias que lleven más atrasadas. Desgraciadamente, los recortes educativos están pasando factura a estos programas que tanto bien podrían hacer a los escolares y que constituyen una herramienta para compensar desigualdades.

Cuantas más familias sientan la necesidad de recurrir a las clases y profesores particulares para completar la educación de sus hijos, más estará fracasando el sistema educativo reglado en el objetivo de educar a toda la población escolar y de garantizar la igualdad de oportunidades

CEAPA, que junto a la FCPE forma parte de la Confederación Europea de Padres y Madres de la Escuela Pública (CEPEP), también recibe habitualmente las quejas de las familias por los deberes que el profesorado de las distintas materias encarga diariamente a los menores, y que a muchos crea verdaderos problemas para afrontarlos con éxito.

En ocasiones los deberes provocan tensiones familiares y generan un problema para algunos progenitores que acaban muy tarde de trabajar y no pueden ayudar a los niños. También pueden originar desigualdades sociales por el hecho de que los peques requieren la presencia de sus papis para ayudarles, corregirles, facilitarles un diccionario o simplemente estar presentes, no a todos nos es posible estar cuando acaban sus tareas, y no todos tienen un nivel educativo que les permita ayudar a sus hijos. Cuando los padres no tienen disponibilidad pero si recursos económicos, pueden pagar a una academia o profesor particular: es decir que parte de la población escolar no dispondrá de ningún tipo de ayuda.

Puede que los deberes representen un fracaso del sistema educativo: se tiene que sobrecargar a niños y niñas de tareas que deberían haber trabajado en la escuela. Los niños ya deberían cumplir el proceso de enseñanza y aprendizaje en la escuela y en el horario escolar

Diferentes gobiernos han ido realizando reformas educativas distintas, ahora también se pretende cambiar la estructura de las etapas educativas y reformar la ESO. Pero quizás las familias quieran pedir que se preste atención a la diversidad de necesidades educativas que presentan los niños, y a las dificultades reales que se viven.

Imagen | peapodsquadmon
Más información | CEAPA
En Peques y Más | No quieren hacer los deberes, ¿Deben los padres obligar a sus hijos a hacer los deberes?, Organizarse bien para empezar a adquirir hábitos de estudio: segundo ciclo de Educación Primaria, Aprender a estudiar y expresar los conocimientos adquiridos: tercer ciclo de Educación Primaria

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario