Síguenos

chico-leyendo.JPG

Hoy os traemos la cuarta entrega de la serie de artículos dedicados a mejorar el rendimiento escolar de vuestros hijos, hemos pretendido “ayudaros” para que les ayudéis a estudiar. Hemos hablado sobre estrategias dirigidas a niños en segundo y tercer ciclo de Educación Primaria, sobre el método ELSER, y hoy le toca el turno a profundizar sobre la importancia de la lectura, y su relación con los estudios.

He pensado sobre estas aportaciones que os hemos podido hacer, y también acerca de la experiencia de muchos niños y padres con los que tengo contacto. Ello me ha permitido darme cuenta de que debemos ampliar un poquito, así que la próxima semana escribiré sobre algunas de las dificultades más comunes que tienen los chicos a la hora de estudiar, y qué podemos hacer para solventarlas.

Pero hoy vamos con la lectura, todos sabemos que desarrolla la imaginación, también la creatividad, e incluso (aunque quizás no tan explícitamente) nos podemos dar cuenta de que cuando se lee mucho se comprende mejor lo que se escucha, y se tiene más vocabulario. Leer nos aporta un gran bagaje cultural, pero es que, además, hacerlo usualmente mejora la capacidad de concentración.

Sin embargo me gustaría recordaros que leer beneficia a los niños en su rendimiento escolar: al estimular la curiosidad, impulsa la necesidad de un aprendizaje activo. Leyendo se accede a una gran riqueza de vocabulario, así los niños conocen más palabras que cuando no han adquirido el hábito de lectura, también tienden a cometer menos errores ortográficos. Y aunque parezca lógico, quiero remarcar que el aprendizaje de las reglas gramaticales es más sencillo cuando se lee.

A los pequeños que leen, les resulta más sencillo utilizar manuales de consulta y libros de investigación para resolver sus dudas en los estudios. También mejora la expresión oral, y por lo tanto la comunicación con compañeros y profesores.

Como veis, hay razones de sobra para contribuir a que nuestros hijos establezcan el hábito de lectura, pero ¿sabemos cómo hacerlo? En primer lugar me gustaría deciros que nuestra actitud debe ser activa, pero también natural, puesto que no se trata de obligar, sino de fomentar. Además también sabemos que hay niños a los que no les interesa en absoluto la lectura, y aunque soñemos con un pequeño que entra a cualquier biblioteca por la que pasa, debemos conocer sus preferencias, y permitirle realizar sus actividades preferidas, a la vez que establecemos poco a poco (y suavemente) el hábito de leer

Consejos para las familias:

nina-leyendo.jpg

-Si nosotros leemos, a nuestros hijos les parecerá natural leer, si respetamos la lectura y la cultura, ellos lo harán. Lo ideal es leer todos los días.

-Normalmente se sugiere escoger libros adecuados a su edad, pero en este sentido yo prefiero deciros que os dejéis guiar por los niños. A veces ellos demandan cuentos con mayor nivel narrativo, e incluso conocer géneros literarios diferentes a los habituales (poesía, teatro, cómics, etc).

-A medida que aprenden a leer, continuar leyéndoles nosotros (incluso cuando se desenvuelven con soltura, y mientras no nos pidan ellos dejar de hacerlo). A nosotros nos funciona ellos leen / yo les leo.

-Recomendamos visitar a menudo alguna biblioteca, para que ellos se familiaricen y aprendan a distinguir sus propios intereses.

-Regalarles libros (o pedirles al Ratoncito Pérez o Santa Claus que lo hagan).

-Invitar a nuestros hijos a participar en la lectura: reconocer lugares, personajes, recrear los diálogos, imitar sonidos y onomatopeyas, etc…

A partir de aquí, es tarea vuestra… quizás hoy sea un buen día para visitar la biblioteca del barrio, o para sacar los títeres de dedo para representar la historia del cuento que le regalaron los abuelos a vuestro hijo en su último cumpleaños.

Imágenes | taliesin, virginiamol
En Peques y Más | Organizarse bien para empezar a adquirir hábitos de estudio: segundo ciclo de Educación Primaria, Aprender a estudiar y expresar los conocimientos adquiridos: tercer ciclo de Educación Primaria, El método ELSER para rentabilizar el tiempo que se dedica a preparar exámenes, y aprender estudiando

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario