Evitar la violencia escolar por medio de la resolución de conflictos

Sigue a Peques y Más

negociando.jpg

Es importante que los niños aprendan a resolver conflictos pacíficamente y utilizando (sobre todo) el poder del diálogo, pero esto no es tan sencillo como parece, sobre todo porque muchas veces ni siquiera los adultos sabemos hacerlo. He pensado ampliar la serie de artículos sobre acoso escolar que vengo desarrollando desde hace dos meses, con este artículo dedicado precisamente a que podamos entender que podemos enseñarles a solucionar los problemas que surgen en la relación entre iguales.

Creo que estaréis de acuerdo conmigo en que la vida misma no está exenta de conflictos: personas con distintos puntos de vista, otras que no se toleran, situaciones en las que todos quieren hacer prevalecer su opinión… La cuestión es que no es necesario que nos enfademos con los demás, sino más bien que sepamos defender nuestra postura con tranquilidad y respetandolos.

Por desgracia las situaciones violentas en las escuelas siguen ocurriendo todas las semanas en cualquier parte del mundo, si se llega a este punto es porque no sabemos hacerlo de otro modo. Pero alguien debe empezar a aprender, porque una actitud correcta también es contagiosa, y si enseñamos a nuestros hijos, ellos pueden “modelar” (aunque sea suavemente) el comportamiento de los demás.

Los conflictos se pueden resolver también desde el punto de vista del constructivismo:

1.- En primer lugar es necesario el desarrollo de la empatía como capacidad de ponerse en lugar del otro (aunque sin dejarse llevar por sus problemas o emociones). Esta habilidad no es un don natural, sino que se puede ir adquiriendo a lo largo de la vida, y nos sirve para poder observar las situaciones desde diferentes perspectivas.

2.-En segundo lugar podemos enseñar a tomar decisiones a nuestros niños, evaluando las consecuencias que aportan unas y otras opciones. Al hacer esto en diferentes contextos de la vida, los niños aprenderán a desarrollar esta capacidad y la pondrán en práctica de forma espontánea.

3.-Ante un conflicto que puede degenerar en violencia escolar, se pueden seguir unos pasos a fin de evitar distorsiones: definirlo adecuadamente, establecer los objetivos (y ordenarlos según su importancia), pensar en soluciones y valorarlas, escoger la mejor opción para la solución y decidir como la aplicaremos, ponerla en práctica y valorar los resultados.

Siempre les digo a mis hijos, y también intento “entrenarles” en este sentido, que podemos expresar cualquiera de nuestras opiniones con respecto a los demás. El hecho de vivir en sociedad y querer mantener un equilibrio no excluye la posibilidad de expresarnos, siempre que no humillemos a las otras personas ni atentemos contra sus derechos. Como sé que aún son pequeños, también les hablo que en caso de no saber solventar un conflicto adecuadamente, es mejor “retirarse” del lugar de los hechos o pedir ayuda a un mayor

Las familias pueden ayudar a resolver conflictos, de hecho creo que es el mejor ámbito educativo para hacerlo, porque interactúan uno o dos educadores (los padres) con un grupo reducido de niños, y además lo hacen desde el amor y la comprensión. Pero para las escuelas verdaderamente implicadas en abordar la violencia en sus espacios, sería muy útil disponer de programas de mediación, además de algunas medidas más generales que comentamos en este post anterior.

Ya sabemos que la solución a la violencia no es “más violencia” ni tampoco la indiferencia, ahora solo nos queda tomarnos en serio este grave problema que (aunque lo parezca) no es invisible. En próximas entregas daremos ideas para favorecer la adquisición de empatía en los niños y también para aprender a tomar decisiones.

Imagen | LizMarie_AK en Fllickr
En Peques y Más | Los niños aprenderan a resolver conflictos con nuestra ayuda, Los Super Mediadores es un juego para la prevención de conflictos entre niños, y desarrollar las habilidades de comunicación y negociación, Acoso Escolar

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario