El aprendizaje cooperativo reduce las conductas de acoso en las aulas

Síguenos

Aprendizaje cooperativo

Uno de los temas relacionados con el ámbito escolar que más me preocupa es el bullying, creo que si los agentes educativos (escuela, familia, sociedad) no actúan decididamente, los alumnos que son víctimas, se pueden llegar a encontrar muy indefensos.

Sin duda la prevención es clave para abordar este problema, aunque las dinámicas sociales a gran escala tampoco son muy favorecedoras en cuanto se tiende a normalizar dosis poco tolerables de violencia.

Hablando de prevención, queremos recordar los Super Mediadores, que es un juego que puede ayudar a desarrollar habilidades de resolución de conflictos, aspecto que también se abordó en este post.

Y porque me interesa el trabajo con los alumnos que les proporcione herramientas para resolver conflictos, me ha gustado mucho mucho una investigación reciente de la Universidad de Extremadura, que relaciona la aplicación de técnicas de aprendizaje cooperativo con la disminución en la frecuencia de conductos de acoso en los últimos cursos de Educación Primaria.

Las conclusiones del estudio publicadas en la revista Infancia y Aprendizaje indican que el aprendizaje cooperativo es una metodología útil para reducir las conductas de acoso en el aula en tres de los factores analizados: agresiones físicas, verbales y de exclusión social.

La intervención en aprendizaje cooperativo influye más sobre las agresiones de exclusión social y agresiones verbales que sobre las agresiones físicas. Así, por ejemplo, según los datos del estudio se redujo la frecuencia de conductas como ‘dejar solos a los demás” y “no dejar participar en actividades y juegos’

Esta investigación forma parte del proyecto de investigación de la UEx titulado “Análisis de la convivencia escolar en centros educativos de la Comunidad de Extremadura” iniciado en 2009 en el marco del III Plan Regional de Investigación, Desarrollo Tecnológico e Innovación de Extremadura.

El acoso entre iguales o “bullying” genera gran preocupación social. La mayoría de las investigaciones de los distintos países se centran en el ámbito escolar y pretenden en primer lugar llevar a cabo una investigación epidemiológica de la gravedad del fenómeno en cada entorno mediante encuestas y, en segundo lugar, una labor de intervención dirigida hacia todas las personas implicadas agresor, visita, familiares y escolares)

Mª Isabel Polo es profesora de la Facultad de Formación del Profesorado de la UEx y autora de la tesis sobre aprendizaje cooperativo y acoso escolar en primaria. Esta docente manifiesta que el aprendizaje cooperativo ‘favorece actitudes positivas entre los compañeros porque se relacionan más entre ellos’.

Las técnicas no sólo plantean un trabajo grupal, sino que promueven el conocimiento entre los alumnos, las relaciones intergrupales positivas, el contacto personal y directo en condiciones de igualdad.

Utilización de la técnica de ‘rompecabezas’

Según la investigación mencionada cuando se producen las primeras manifestaciones de acoso escolar es en los cursos de quinto y sexto de primaria, que a su vez es el periodo menos estudiado hasta la fecha, concentrándose los estudios principalmente en secundaria.

Me gustaría matizar que yo he observado episodios de acoso en cursos inferiores, quizás cambie la intensidad, o no sea tan perceptible, pero se está produciendo

Los investigadores de la UEx utilizan una técnica de “rompecabezas”, es decir, ante un tema, el trabajo es distribuido a modo de piezas de un rompecabezas. Cada alumno tiene una pieza del tema y necesita del compañero para completar la tarea, creando una interdependencia en condiciones de igualdad.

El estudio subraya que el hecho de dividir la tarea en partes, asignar a cada alumno una de ellas y tener una meta común, provoca que los alumnos dependan estrechamente los unos de los otros si quieren aprender y dominar el tema completo, asegurándose de este modo una responsabilidad individual que aumenta el número de oportunidades de igualar el estatus de los alumnos en el aula.

Para lograr este tipo de aprendizaje se precisa agrupar a los alumnos en equipos lo más heterogéneos posibles en estatus social, sexo y rendimiento académico, entre otras características a tener en cuenta. La conjunción de niños con diferentes rasgos favorece actitudes de aceptación del otro

El grupo de investigación en Psicología Evolutiva, Social y de la Personalidad (GIPES) está actualmente desarrollando otras técnicas de aprendizaje cooperativo más eficaces y un análisis exhaustivo de las modalidades de agresión. A su vez, pretenden trabajar en el papel de los observadores o testigos que no actúan y proponer modos de intervención y prevención para estos casos.

Nos ha gustado mucho esta iniciativa, y esperamos poder contaros durante este curso que está a punto de iniciarse, muchos otros proyectos encaminados a la prevención del acoso escolar.

Imagen | Jose Kevo
Vía | Contra el acoso escolar o bullying
Fuente | Universidad de Extremadura
En Peques y Más | El papel de escuela y sociedad en la prevención y abordaje del acoso escolar

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario