Sigue a Peques y Más

Acoso Escolar

En poco tiempo me he encontrado con indicios de que los niños que tienen autismo o aquellos que padecen alergias pueden ser objeto de los acosadores a causa de su problema de salud. No he podido evitar recordar este post dónde se relataban los suicidios en niños que sólo tenían 11 años, debido al acoso que sufrían por homofobia.

Niños son, al fin y al cabo, y no tan diferentes unos de otros porque tienen en común una vida por delante y muchas ilusiones por cumplir. Una sociedad que asegura integrar las diferencias, y dar cabida a todos, no debería permitir que sus jóvenes sean capaces de acosar a aquellos que son distintos, por el motivo que sea, del resto. Sin embargo os tengo que contar que los niños de hoy en día construirán el futuro, pero el presente que tienen les ha venido dado, con esto quiero decir que los que tenemos más responsabilidad en estos temas somos los adultos.

Los padres somos los que demostramos aceptar o no a los demás, los que incitamos a la violencia, los que no dejamos que los niños cuenten sus problemas, los que no vamos a la profesora a contarle que nuestro hijo nos ha dicho que a su amigo le pegan en el patio, los que mostramos desdén hacia los compañeros de los niños que tienen dificultades para avanzar, los que en lugar de valorar el diálogo preferimos imponer nuestro criterio.

Un estudio realizado en niños y adolescentes en Estados Unidos ha encontrado que casi la mitad de los niños con autismo sufren acoso escolar. Esta proporción es cuatro veces mayor que en los niños sin autismo en las mismas ciudades, en las mismas escuelas, en las mismas clases. Los niveles de acoso eran muy variables y entre las estrategias observadas se han descrito niños que eran agobiados hasta que tenían una rabieta o eran forzados a una situación de agresión o autoagresión.

El estudio ha demostrado que el bullying era más frecuente en los niños que estaban integrados en una clase normal que en aquellos que pasaban más horas en clases para alumnos con necesidades educativas especiales. Un problema añadido es que es posible que los niños con autismo tengan dificultades para expresar y transmitir lo que les sucede en clase por lo que es incluso posible que ese alto porcentaje sea en la realidad aún mayor.

Se trata de una investigación que ha tomado una muestra amplia, por lo que se puede generalizar más que en estudios anteriores

Por otra parte la revista Pediatrics (de la Academia Americana de Pediatría) ha revelado datos de otro estudio reciente, y aseguran que la vulnerabilidad social inherente a una dieta adaptada por alergias alimentarias, predispone a los niños a ser víctimas del acoso escolar.

Los participantes en la investigación, respondieron preguntas en la consulta de un alergólogo, y el 45,4% afirmó que había sufrido bullying, o que había sido molestado o intimidado. De ellos, el 31,5% manifestaron claramente que la causa había sido su alergia alimentaria.

En estos casos, es necesario que los padres se mantengan al día en cuanto a las posibles experiencias negativas de sus hijos en la escuela, para así actuar lo más tempranamente posible

Que nos olvide que no son cosas de niños, y tampoco que las familias, así como la escuela y la sociedad, somos responsables de prevenir estas problemáticas. También es muy importante la comunicación con los peques, y que las víctimas sepan cómo actuar.

Imagen | zalouk webdesign
Fuente | Autismo Diario, FAROS hospital Sant Joan de Déu
En Peques y Más | Formas de ejercer el acoso escolar y aclaración del término

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario