Normas de conducta en los colegios

Sigue a

clase1.jpg

La semana pasada nos enviaron a todos los padrs las normas de conducta de los colegios de la Comunidad de Madrid, en ella se reflejaba también la relación de faltas y su catalogación. Realmente me parece importante que cada padre y alumno sepa cuales son las faltas que se indican y la gravedad de las mismas.

Imagino que cada colegio tendrá una copia de este listado accesible para los padres que deseen saber realmente las normas por las que se rige el centro, y por tanto trabajar con sus hijos en este área tan importante como es el respeto en general.

Evidentemente no voy a realizar aquí una transcipción literal de las normas que nos llegaron a casa, pero sí quisiera hacer un pequeño apunte a una de ellas que me pareció un poco chocante.

Molestar o faltar al respeto a otros alumnos se considera falta grave, pero faltar el respeto al profesor o a otras personas relacionadas con el Centro se presenta como falta muy grave.

En mi opinión tan grave es faltar a un profesor como a un alumno, siguen siendo personas con los mismos derechos y a los que se debe de respetar de la misma manera. Hay otro punto sobre llevar objetos peligrosos al centro, como navajas o mecheros, que se considera falta grave y no muy grave. Para mí no hay lugar a dudas, los niños no deben llevar ninguno de estos objetos bajo ningún concepto y como tal debería tratarse de una falta muy grave.

Lo que si me apena es pensar que en un colegio tengan que existir estas clases de normativas, y lo peor de todo es saber que en muchos casos hay que ponerlas en práctica, puesto que algunos alumnos parece olvidar que la base de la educación es el respeto por los demás y por el entorno.

En casa hemos hablado de ello, hemos comentado con nuestro hijo las diferentes faltas expuestas y sus grados. Ha entendido perfectamente, a sus séis años, lo que pone en esta circular, aunque ambos hemos llegado a la conclusión de que algunas frases se presentan de manera demasiado extrictas y habría que modificarlas un poco. Claro que él mismo ha admitido que con ciertos compañeros es complicado actuar de modo menos severo, dado su constante comportamiento agresivo y desafiante con todos.

Llegados a este punto me gustaría también que algunos profesores también se leyeran los derechos universales de los niños, porque si por un lado hay alumnos que se presentan como conflictivos, hay también maestros que se sienten con demasiada autoridad ante ellos y son, en mi opinión, demasiado severos, como pasa en el colegio de mi hijo, pero ese tema ya lo trataremos en otro momento.

Imagen | cpdesamparados

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios