Sigue a

patio del colegio


¿Quién no ha sufrido en sus propias carnes o en las de sus hijos el estar castigado sin recreo? Me parece que es el castigo estrella en muchos colegios y sin embargo yo pienso que debería estar prohibido.

Los profesores aducen que el recreo es algo que les gusta mucho a los niños y por tanto castigar sin él tiene efecto; que son muchos alumnos a su cargo y que deben tomar medidas drásticas para arreglar los conflictos. Yo digo que puede que tenga un efecto inmediato, pero nunca a largo plazo. Como ocurre con todos los castigos, su efecto es contraproducente, pues perturba aún más las relaciones. Pero en este caso es aún peor, pues le impide al niño desfogarse después de la obligada inmovilidad de muchas clases. Y esta inmovilidad precisamente es en ocasiones la causa del mal comportamiento.

El rato de patio debería ser intocable y los maestros deberían buscar otros métodos para arreglar los conflictos. El diálogo y la escucha activa, darles responsabilidades y la confianza son estrategias quizás más lentas, pero sin duda mucho más eficaces a largo plazo. Y si se ve necesario, que el castigo sea una consecuencia directa de sus actos y no una medida tan arbitraria como dejarles sin su imprescindible expansión.

Foto | Grupo Educativo.
En Peques y más | Importancia del deporte y el recreo en la salud del niño.
En Peques y más | No a los castigos.

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

4 comentarios