Niño de 5 años

Los padres somos sin duda los responsables de la salud de nuestros hijos. Sus frágiles cuerpos dependen de nosotros, de nuestros cuidados y consejos. Pero esa responsabilidad, como todas, debemos irla delegando en los propios interesados. ¿Cómo enseñarles a cuidar de su propia salud?

Como siempre, la delegación de los cuidados se hará poco a poco. Los niños nos piden responsabilidad en la medida de sus posibilidades, sólo debemos estar atentos a su evolución y su propio instinto. Por ejemplo, si insistimos en abrigarles según nuestro criterio hasta los dieciocho conseguiremos que no confíen en las señales que les envía su cuerpo, que son las que les deben indicar si hace frío o calor.

Es importante, no obstante, ayudarles a reconocerlas y a prever las consecuencias de sus actos, como que después de sudar es importante no desabrigarse mucho si el sudor puede enfriarse en nuesto cuerpo. O que pasar frío hace más fácil pillar un resfriado.

Actividad de la comunidad