La prevención del fracaso escolar desde la familia y la escuela: entrevista con Jorge Osma, doctor en psicología y director de un departamento de orientación

Síguenos

jorge-osma.jpg

Creo que el fracaso escolar es, de entre los aspectos relacionados con la educación académica, uno de los temas que más nos puede preocupar como padres, en Peques y Más hemos tenido la oportunidad de entrevistar a un profesional que desempeña una buena parte de su trabajo en la orientación escolar y prevención del fracaso escolar. Se trata de Dr. en psicología D. Jorge Javier Osma López.

D. Jorge J. Osma es profesor asociado de la Universidad Jaume I de Castellón, imparte clases en el Grado en Psicología y el Máster Universitario en psicopatología, salud y neuropsicología. Es también director del departamento de orientación del colegio Puertolas Pardo de Alcora, así como codirector y terapeuta de un centro de psicoterapia y formación (CREOS), entre cuyas funciones está la implantación de una Escuela de Padres y Madres con el lema de la “prevención del fracaso escolar”.

A continuación os ofrecemos la interesante entrevista que hemos mantenido con D. Jorge Javier Osma:

Peques y Más: ¿Consideras que las cifras de fracaso escolar en España son preocupantes?, ¿sabes si hay diferencias entre centros públicos y concertados?

Jorge Osma:Considero que todos los profesionales dedicados a la educación estamos muy preocupados por este fenómeno, debemos recordar que detrás de cada número hay una persona, una familia y un contexto social y académico. El objetivo actual es realizar una evaluación exhaustiva de las variables que influyen en este problema para diseñar estrategias eficaces desde los ámbitos que sean necesarios.

Desconozco si hay estadísticas comparativas según la modalidad de centro pero desde mi experiencia puedo afirmar que los recursos de un centro (materiales, humanos, metodológicos, entre otros) son sólo una de las variables causales y/o mantenedoras del fracaso escolar.

PyM: ¿Cuáles son las causas generales del fracaso escolar?

J.O: En mi opinión serían varias las causas que influirían en que un alumno o alumna no consiguiera alcanzar los objetivos académicos que desea imposibilitando la obtención del título oficial que corresponda. Añadiría a la definición de fracaso escolar el no haber conseguido disfrutar del aprendizaje y que éste fuese significativo para su vida. Dicho esto creo que las variables más importantes a tener en cuenta son:

Dimensión académica: Falta de estimulación académica, fracaso en la detección precoz de dificultades del aprendizaje u otras con repercusión académica, utilización de medidas de atención inadecuadas o poco eficaces, falta de atención a las necesidades del alumnado, ausencia de entrenamiento en hábito y técnicas de estudio, ausencia de refuerzo positivo y motivación, uso de metodologías poco participativas e interactivas, ausencia de recursos tecnológicos, refuerzo del aprendizaje memorístico, falta de reciclaje del profesorado, falta de comunicación entre docentes y familias, entre otras muchas.

Dimensión familiar: Falta de refuerzo positivo e interés por el aprendizaje (no prestar atención ni ayuda en el tiempo de deberes y estudio), ausencia de modelos adecuados (lectura, estudio, etc.), mensajes contradictorios entre los padres, excesiva exigencia y perfeccionismo, ausencia de control sobre el tiempo de deberes y estudio, ausencia de normas claras y contingentes en la convivencia familiar, críticas destructivas sobre las capacidades del niño y su futuro, entre otras. Algunas de estas situaciones podrían evitarse mediante la formación rigurosa de los padres y madres en pautas de modificación de conducta y habilidades de comunicación.

Las causas que influyen en que un alumno o alumna no consiga alcanzar los objetivos académicos son varias, para considerar el fracaso escolar también influye el hecho de no disfrutar con el aprendizaje y que éste sea significativo en la vida del alumno

Dimensión personal: La presencia de determinadas patologías o dificultades de aprendizaje pueden aumentar la probabilidad de fracaso escolar por lo que es importantísimo su detección e intervención precoz. Algunos de los más frecuentes son los trastornos del aprendizaje como la discalculia, dislexia o disortografía y los trastornos atencionales y del comportamiento como el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o el trastorno negativista desafiante.

Dimensión institucional: Creo importante mencionar la responsabilidad de las instituciones públicas sobre el fracaso escolar, son ellas las que administran los recursos y guían las políticas educativas por lo que sus decisiones tienen repercusión directa sobre algunas de las dimensiones descritas anteriormente. Un ejemplo concreto y muy reciente lo hemos vivido este mismo curso escolar a través de la exigencia de la inspección educativa para que los centros educativos diseñen un plan de lectura eficaz que mejore la competencia lectora de su alumnado dada su estrecha relación con las dificultades en el aprendizaje. Medidas así pueden ayudar a prevenir el fracaso escolar desde edades muy tempranas.

PyM: ¿Que papel juegan los centros escolares?, quiero decir ¿con qué recursos específicos cuentan o deberían contar para afrontar el problema?

J.O: Como hemos visto anteriormente, son una variable importante dado que es en los centros escolares donde se debe fomentar el deseo y el disfrute por aprender. También es en los centros escolares donde se deberían aprender las competencias y técnicas relacionadas con el estudio y finalmente, donde se deberían detectar los primeros indicios de dificultades en el aprendizaje o de cualquier otro tipo que pudieran influir en el aprendizaje del alumno.

Los recursos específicos con los que cuenta un centro escolar y que se dirigen específicamente a prevenir el fracaso escolar irían desde el diseño de las programaciones curriculares a la oferta formativa para padres y madres del centro. Por citar algunos más añadiré: Los planes de acción tutorial, la evaluación de las competencias actuales del alumnado, las sesiones de evaluación, la atención a la diversidad (grupos de refuerzo y apoyo, la diversificación curricular, las adaptaciones significativas o no significativas, entre otras), el plan de convivencia, la formación continua del profesorado, la comunicación fluida entre docentes y familias, etc.

PyM: ¿Crees que los métodos de enseñanza están adaptados a las necesidades de los niños?, y ¿a la evolución de la sociedad?, y según la respuesta ¿esto puede influir en la aparición del fracaso?

J.O: Creo que cualquier persona vinculada a la labor educativa respondería que no a esta pregunta. Existe un gran interés por parte de los maestros y profesores en formarse en metodologías que permitan educar a los niños de la era tecnológica. Y no sólo interés en las metodologías, también en el manejo de las nuevas tecnologías, las programaciones por competencias, los trabajos en proyectos, las rutinas de pensamiento, las inteligencias múltiples y un sin fin de cambios que nuestros centros y nuestros docentes necesitan.

Cabe mencionar que estos cambios influirían positivamente en el rendimiento académico y la satisfacción del alumnado y, de manera importante, en la satisfacción profesional de los maestros y profesores que se dedican a esta importantísima labor.

Todas estas cuestiones influyen en el fracaso dado que educamos con métodos muy similares a los de hace 30 años, existen cada año nuevos materiales con colores e imágenes impresionantes y una presentación cada vez más atractiva, incluso incorporan un CD para consultar información en casa, pero siguen manteniendo la esencia, y es justamente la esencia la que debe cambiar. Buscamos, ante todo, el desarrollo de competencias basadas en aprendizajes significativos

A pesar de que la sociedad evoluciona rápidamente, las estructuras docentes van a otro ritmo, son más difíciles de renovar y mucho más de innovar. La variable recursos económicos y formación del profesorado son fundamentales en esta reflexión.

estudiando.jpg

PyM: ¿Puedes dar unos consejos generales a los padres para la prevención del fracaso escolar de los hijos?

J.O: Dar consejos generales sin estudiar la persona, la dificultad, el contexto familiar y escolar, etc… no es aconsejable pero bueno, lo intentaré. Creo que es importante que los padres y madres entiendan que cuando su hijo/a suspende un examen o repite un curso, este hecho tiene relación directa con otras cuestiones educativas y con aprendizajes anteriores. Desde bien pequeñitos es importante educar en hábitos de vida saludables, en pequeñas responsabilidades en casa, en compartir, en lo que se debe y no se debe hacer. En este sentido, de manera natural llegará el hábito de estudio como uno más de los que se debe incorporar al repertorio conductual del niño.

El establecimiento de límites claros y la expresión de afecto son básicos para el crecimiento integral de un niño. Es importante dar apoyo, reírse mucho y pasarlo bien aprendiendo. Sin duda este hecho repercutirá en la actitud del niño hacia el aprendizaje, hacia el estudio y hacia el centro escolar.

En el caso en el que los hijos manifiesten alguna dificultad en el aprendizaje es aconsejable la evaluación y diagnóstico para intervenir lo antes posible, en el centro si es posible, o fuera de él con otros profesionales. Como decía anteriormente, la comunicación fluida entre familia y colegio es de vital importancia para conseguir el máximo rendimiento de un alumno.

PyM: ¿Qué consecuencias personales, familiares, sociales y académicas el fracaso escolar cuando los niños ya están en Secundaria?, me refiero al abandono de estudios.

Por mi experiencia puedo decir que hay que cuidar mucho las expectativas con los alumnos porque si son excesivas para su actual nivel pueden generar desmotivación e influir en la autoestima del niño. Todas las medidas de atención cuyo objetivo sea prevenir el fracaso y evitar el abandono prematuro de la escolaridad deben partir de un principio básico, que el alumno crea que será capaz de conseguirlo

J.O: La etapa de secundaria es muy importante desde el punto de vista de la motivación hacia el futuro. Siempre y cuando el alumno vaya progresando y adquiriendo los conocimientos y destrezas que se requieren a su edad las cosas serán más sencillas. Cuando esto no se produce debe evaluarse, diagnosticar las dificultades y desarrollar un plan de acción personalizado para que consiga los objetivos lo antes posible. En este sentido hay que ajustar bien las expectativas de los alumnos y de sus familias, así como asegurarnos de que los recursos que se apliquen sean eficaces.

secundaria.jpg

Es importante resaltar las cualidades de los alumnos y alumnas y relacionarlas con salidas académicas y profesionales porque esto genera ilusión y define una meta a alcanzar. La orientación en la secundaria es un pilar fundamental para prevenir el abandono de la escolaridad. Si esto se produce, hay que orientar al alumnado a realizar Programas de Cualificación Profesional Inicial para asegurar un mínimo de conocimientos prácticos en algún oficio y aumentar la posibilidad de inserción laboral. Siempre debería haber una alternativa para mantenernos el máximo de tiempo posible en el sistema educativo.

PyM: ¿Cuál crees que sería la actitud de la familia ante el fracaso escolar?, “qué deben hacer y decir los padres para acompañar a un niño que repite curso (por ejemplo), para no desmotivarle hacia el esfuerzo”

J.O: Lo primero que hay que decir es que repetir un curso académico no es un fracaso escolar, es un traspiés académico que puede deberse a multitud de causas. Ante esta situación hay que evaluar los motivos por los que el alumno no ha alcanzado los objetivos del curso y poner medidas para que no vuelva a ocurrir. El mero hecho de repetir un curso no asegura que se vuelva a producir un suspenso.

Los padres y madres en esta situación deben analizar qué elementos deberían tener en cuenta para mejorar el rendimiento académico de sus hijos desde el hogar, en ocasiones será necesario buscar más apoyo externo, en otras modificar las rutinas en casa, insistir en el hábito de estudio, averiguar si sabe y utiliza técnicas de estudio, si sabe organizar su tiempo de estudio y ocio, entre otras cuestiones. Después de este análisis, los padres y madres no deben olvidar en la comunicación con su hijo o hija usar la crítica constructiva y los mensajes motivadores para conseguir que siga esforzándose.

Una vez finalizada la entrevista, nos queda agradecer a D. Jorge Javier Osma López este análisis tan exhaustivo sobre el fracaso escolar, así como la visión tan positiva y orientada a la familia y a los niños que nos ha ofrecido. Creo que es muy importante que se haya hablado de motivación y de ilusión, de tener cuidado con las expectativas que (en ocasiones) se tienen hacia los niños, y de estimular aprendizajes con los que los alumnos disfruten. Muchas gracias por tu colaboración con Peques y Más.

Imagenes| Jorge Javier Osma López, hmm360 , kakisky
En Peques y Más | La Primaria tiene la clave del fracaso escolar, Gran artículo de Miguel Jara sobre el fracaso escolar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario