La asertividad en los niños

Sigue a Peques y Más

niño hablando


La asertividad, a pesar de tener este nombre tan raro, es una cualidad que todos apreciamos. Se trata de la forma de comunicarse que más nos gusta en los demás y en nosotros mismos, aquella que es clara y objetiva, que expresa los sentimientos y que no hiere. En Wikipedia encontramos esta definición:

Un comportamiento comunicacional maduro en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que expresa sus convicciones y defiende sus derechos.

En términos sencillos, aprender a decir que no. Pero sin agresividad, sin herir. Con respeto, hacia los demás y hacia uno mismo, ya que si uno no se respeta no recibirá respeto.

Los psicólogos y pedagogos coinciden en que hay que enseñar la asertividad a los niños, aunque algunos nacen con esa cualidad. Algunos pensarán que los niños de hoy día ya saben decir “¡no!” de sobra. Igual se pasan. Pero recordemos que se trata de expresar nuestros sentimientos y defender nuestras porturas sin agresividad. Y ahí sí que los niños no andan tan duchos. Ni los adultos.

Obligándoles a besar a quien no quieren y a jugar con quien no les gusta no les enseñanos decir que no. Tampoco cuando les negamos la posibilidad de hablar de sus sentimientos negativos. Pero la asertividad no está reñida con la amabilidad. También hay que enseñarles que algunos comportamientos o expresiones hieren a otras personas. Que hay diferentes formas de decir lo mismo y que las formas son importantes.

Existen diferentes técnicas para hablar con asertividad y la mayoría se basan en hablar de uno mismo, de nuestros sentimientos y opiniones, sin denostar las de los demás. La mejor forma de que nuestros hijos sean asertivos es hablarles a ellos de esa forma. Y que nos oigan hablar así entre los adultos. Nada fácil, ¿verdad?

Más información | Psicología online, En plenitud.
Foto | Nico Cavallotto.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario