'Facebook no sabe abrazar': la historia de un adolescente que pone en duda la verdadera amistad

Sigue a

Facebook no sabe abrazar

Quiero compartir con vosotros este cuento de la sección ‘Los cuentos de la abuela’ que el Observatorio de la Infancia y Adolescencia FAROS pone a nuestro alcance, para fomentar la lectura y difundir valores y hábitos saludables entre la población menor de edad.

‘Facebook no sabe abrazar’ es la historia de un adolescente de 13 años que se sumerge en las redes sociales de Internet, y lo hace de tal manera que olvida a uno de sus amigos reales, en un momento en que este lo necesita.

Seguro que todos conocéis a alguien que debido a un uso exagerado de las Redes Sociales en Internet, se desconecta parcialmente de la vida real, que es la que nos sustenta en muchos sentidos. Este hecho se observa también en jóvenes, dándose situaciones curiosas como compañeros de Instituto que viven cerca pero en lugar de reunirse para compartir sus experiencias, se comunican exclusivamente a través de la red.

Sé que los casos son aislados, y que lo normal es observar chicas y chicos que después de pasar juntos una tarde, prolongan las conversaciones al llegar a casa mediante el chat o los mensajes en el muro. Pero ya a principios de 2011, un estudio nos alertaba de que el uso de las redes sociales pueden colisionar con, o incluso sustituir las formas de ocio tradicional.

A los jóvenes les gustan estas formas de comunicación porque en ellas adquieren protagonismo, les permiten desinhibirse y son un medio de socialización estupendo. Aunque debemos tener cuidado con una de las representaciones del ego: se llama vanidad y puede confundir a niños que aspiran a tener más de 100 amigos en Tuenti, a ver unos cuantos ‘me gusta’ después de subir su foto, o a forjarse una idea de sí mismos que puede estar distorsionada.

Os dejo ya con Braulio, y con su pretensión de tener una aventura con Marta, aunque finalmente accede a visitar a Pablo que está hospitalizado. ‘Facebook no sabe abrazar’, y Braulio lo descubre cuando un hecho inesperado le ayuda a ‘poner los pies en la realidad.

Creo que lo podemos utilizar como herramienta educativa con niños preadolescentes. En cualquier caso es muy necesario reflexionar sobre la importancia que tienen las personas que se cruzan en nuestras vidas, porque como parte de una tendencia social individualista en ocasiones nos olvidamos muy fácilmente de los demás (con o sin redes sociales). Ha sido mi hijo el que me ha ayudado en este pensamiento, cuando me cuenta que se entristece cuando nadie de su clase le pregunta por su mejor amigo (y compañero de todos) que en junio tuvo que regresar a Rumanía a vivir.

El cuento que os he presentado ha sido escrito por Sandra Gómez Rey, y las ilustraciones son de Eva Santana.

Imagen | Eva Santana para FAROS
Fuente | FAROS
Más información | Los cuentos de la abuela
En Peques y Más | La importancia de los amigos y el papel de los padres ante situaciones de “amistades” poco saludables

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario