Evitar los gritos ayuda a mejorar las relaciones familiares y favorece un desarrollo más saludable en los niños

Sigue a

No gritar

Gritar no nos ayuda a desahogarnos (aunque así lo creamos), tampoco es útil para que los niños presten más atención, y por si fuera poco puede llegar a hacer mucho daño.

A algunos de nosotros (quizás a muchos) nos han gritado, pero esto no es una justificación para que lo podamos hacer también, porque si reconocemos los recuerdos en nuestra memoria y exploramos nuestras emociones, seremos conscientes del miedo que da cuando un adulto te grita, y nos daremos cuenta de que en realidad sirve sobre todo para que el niño acumule rabia, aumentando las probabilidades de que repita ese patrón de comportamiento.

‘¡Me has gritado otra vez en medio de la calle!’, dijo el niño, y la madre expresó desconcierto, desesperación y confusión en su rostro. Sé que todos nos despertamos por la mañana creyendo que seremos más capaces de auto controlarnos que el día anterior, y que nadie quiere hacer daño a sus hijos.

Sin embargo la línea que separa un padre o madre amoroso y paciente, de un progenitor furioso y descontrolado, no es demasiado perceptible en ocasiones. Creo que el problema es que no sabemos (o no queremos) anticipar nuestras reacciones, para reconducir la situación que creemos problemática.

¿Existen motivos reales para tener que chillarles a los niños?

Gritamos porque creemos que ya hemos repetido suficientes veces a los niños que no se peguen, o porque entramos a la cocina y nos encontramos la leche vertida en el suelo. Pero los motivos reales son el cansancio acumulado, la falta de apoyos sociales y comunitarios para criar niños saludablemente, y ‘¿por qué no decirlo en voz alta?’, la creencia en la superioridad de los adultos sobre los niños.

Hace tres años un estudio realizado por científicos de la Escuela Simmons de Trabajo Social de Boston (Estados Unidos), nos mostraba que gritar a un niño también deja señales de por vida en su personalidad. En el año 2003, el Journal of Marriage and Family, se publicó una encuesta revelando que el 74 % de los padres preguntados había reconocido que les habían gritado más de 25 veces durante el último año.

’25 veces’, son muchas ¿verdad? ¿Os imagináis a vuestro compañero de trabajo, vuestra amiga, vuestra hermana, vuestro profesor de yoga…. Gritándoos más de 25 veces en un año? ¿Lo aguantaríais?

Pero olvidémonos de números y estadísticas: ¿qué pensáis de una madre que grita a sus hijos en el supermercado? ¿Cómo os sentís cuando vuestro hijo mayor le grita al pequeño de la misma forma que habéis hecho antes con él? Dicen que lo importante es saber reconocer los errores y ser conscientes de lo que deberíamos cambiar, aunque lo cierto es que también es necesario esforzarnos por mejorar

Estas son algunas estrategias para evitar los gritos

Y esta es una advertencia importante: lo que les funciona a otros puede que a nosotros no, pero intentemos ser conscientes de nuestras reacciones, de nuestra capacidad para mantener la calma, y procuremos ensayar formas diferentes de conseguir nuestro objetivo (que es ‘dejar de gritar para relacionarnos con los niños’).

Os lo dice una madre que ha leído decenas (en serio) de libros sobre educación y crianza, y al final debe inventar otras formas de relación con unos niños a los que ama, aunque muchas veces consiguen desbordarla.

  • Cambio radical: el enfado disminuye cuando en lugar de levantar la voz la bajamos, hasta el nivel de un susurro. No sólo nos calmará sino que conseguirá que los niños también moderen el tono, y las acciones.
  • ’Estos niños necesitan un descanso’: con niños pequeños es necesario reprogramar la actividad que están haciendo e intervenir directamente para ayudarles a tranquilizarse y que todo vaya mejor. Podemos dejar lo que hacemos y bañarles, leerles un cuento, jugar una partida al parchís o meternos en una habitación fresquita para conseguir que escuchen, colaboren o se muestren más respetuosos.
  • Marcharse: muchas veces debo marcharme a la habitación para no estallar, y no pasa nada por ser yo la que se va. Allí puedo pensar mejor y decidir qué es lo que espero realmente de ellos, y cómo mejoraré mi forma de actuar.
  • Cuando lo que les queremos pedir es muy importante procuraremos: dar mensajes cortos y sencillos, preguntarles ‘cuándo harán lo que les pedimos’, acercarnos para hablarles, mantener contacto físico (acariciarles el pelo, sujetarles la mano, tocarles suavemente los hombros) para favorecer su escucha.
  • No tener miedo de los límites: el tema de los ‘límites’ es muy complejo para ahondar ahora. Pero si hemos acordado con nuestros hijos que recogerían la cocina antes de ponerse a ver la televisión, y no lo hacen, es el momento de apagar el aparato y guardar el mando a distancia, para ello no hace falta despreciar, gritar ni enfadarnos.
  • ’¡Atentos a la señal!’, cuando yo digo ‘el volcán ha entrado en erupción y cuando menos lo esperemos empezará a caer la lava por todos los lados’, mis hijos saben que me queda poco aguante. Yo me esforzaré por calmarme, y ellos irán con más cuidado. Cada padre y madre decide qué señales enviar.
  • A partir de los siete u ocho años también es posible decirle al peque que sea él el que se marche a la habitación unos minutos, no es necesario obligarse a que se encierre. Esto nos calma a todos los ánimos.
Cantar, utilizar el sentido del humor, ducharnos, salir a la calle a que nos dé el aire… son estrategias que los progenitores utilizan con más o menos éxito dependiendo del humor, del día…

Aún me queda algo más que contaros: en muchas familias existen algunas reglas de convivencia (pocas pero que todos se comprometen a cumplir): no gritar, no pegar, no insultar. De esta manera unos a otros se regulan y se ayudan a ser conscientes de la conducta a cambiar.

Lo cierto es que cuando aprendemos a gritar menos y lo ponemos en práctica, llegamos a sentirnos orgullosos de nosotros mismos, y les damos un ejemplo muy importante a los niños: un modelo a imitar.

Imagen | lisibo en Flickr
En Peques y Más | El abordaje de la ira en los niños a partir de una bonita historia, Cinco maneras de canalizar la ira de un niño, Cómo manejar la ira

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

2 comentarios