El maltrato infantil ocasiona problemas en la salud física y mental cuando los niños crecen

Sigue a

Castigo físico secuelas

Existe una relación causal entre el ‘maltrato infantil no sexual’ (MINS) y una variedad de trastornos mentales, consumo de drogas, intento de suicidio, ETS y conductas sexuales de riesgo.

Esta es la conclusión a la que llega el trabajo ‘The Long-Term Health Consequences of Child Physical Abuse, Emotional Abuse, and Neglect: A Systematic Review and Meta-Analysis’ – publicado en PLoS Med. -, que ha sido revisado por los doctores Cuesta Montañes (Universidad de Córdoba /Argentina) y Juanes de Toledo (Equipo de Atención Primaria Collado Villalba/Madrid).

Se trata de un estudio que pretende resumir la evidencia existente sobre la relación entre el abuso físico (maltrato físico), emocional y negligencia, en la infancia y sus consecuencias en la posterior salud física y mental.

R.E. Norman y sus colaboradores (equipo que realizó el trabajo), efectuaron una búsqueda en Medline, EMBASE y PsycINFO de estudios de cohortes, transversales y casos-controles publicados en revistas indexadas hasta el 26 de junio de 2012.

En el proceso realizaron una búsqueda en, que examinaban la asociación entre el MINS y sus consecuencias en la salud.

Esta revisión es la primera que se publica cuantificando la relación entre el MINS y enfermedades mentales, trastornos del comportamiento y enfermedades somáticas

Y es que los efectos a largo plazo del abuso sexual infantil son bien conocidos, pero se desconocen las secuelas del MINS sobre el estado de salud de las personas.

A pesar de que los resultados de este metaanálisis deben ser interpretados con cautela, dadas sus limitaciones, los pediatras de Atención Primaria poseen una responsabilidad muy importante en identificar precozmente al niño maltratado, cuidar su salud, solicitar ayuda a los organismos de protección de menores y fomentar programas de prevención, apoyo y seguimiento.

Es un problema sin duda preocupante por las cifras que muestran los organismos internacionales: por ejemplo la OMS establece una prevalencia de abuso físico que afectaría entre 25 y 50 % de población infantil. Obviamente el abuso emocional y la negligencia son más difícilmente cuantificables, aunque se producen y también afectan a los niños.

Imagen | kellynphillong
Fuente | Evidencias en Pediatría
En Peques y Más | ‘Los monstruos de mi casa’ nos muestra una realidad incómoda que no estamos acostumbrados a ver, Los castigos físicos no sirven para educar y son una vulneración de los derechos infantiles, El castigo físico recibido durante la niñez puede aumentar la agresividad y los trastornos mentales

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario