Sigue a Peques y Más

perros hermanos


Hemos hablado varias veces sobre las complicadas relaciones fraternales, tan contradictorias, tan llenas de situaciones hermosas como de problemas para los padres. Y los hijos. Quiero hacer ahora hincapié en una situación muy habitual que nos puede dar más de un problema: aquellas veces en que utilizamos a uno de los niños para hacer llegar mensajes nuestros al otro hermano: “Dile a tu hermano que…”.

A veces es que no tenemos ganas de levantarnos y simplemente usamos un mensajero. Otras en cambio lo que ha ocurrido es que uno de los niños viene a quejarse de alguna trastada de su hermano y entonces contestamos: “Sí, ¿eh? Pues dile a tu hermano que si sigue portándose así me va a oír”.

Deberíamos ser cautos al hacer llegar nuestros mensajes de esta manera, pues puede ser una fuente de conflictos. Los hermanos suelen competir y muchas veces tienen celos entre ellos; si usamos a uno como mensajero de malas noticias corremos el riesgo de aumentar el conflicto entre ellos. Efectivamente, si ha habido una pelea entre ambos, el hecho de que uno trauga la riña de los padres no hará más que alimentar el mal ambiente.

Es mejor que las malas noticias las demos nosotros mismos y dejemos a los pequeños mensajeros para algo inocuo. También podemos utilizar el sistema para reforzar el apego entre ellos, si uno le da a su hermano una noticia que sabemos que le va gustar oír.

No descarguemos nuestra responsabilidad en sus pequeños hombros, bastante tienen con sus propios problemas, como por ejemplo, un hermano. ¿No creeis?

Foto | Mekanoide.
En Peques y más | Peleas entre hermanos.
En Peques y más | Cuida de tu hermano.

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario