Sigue a

Un teatro para niños.

El teatro no es sólo divertido de ver, también es emocionando formar parte de él. En el teatro, los niños mejoran su memoria, su psicomotricidad, desarrollan la imaginación y conocen a nuevas personas. Todos estos motivos son los que llevan a los padres a matricular a sus hijos en clases de teatro, no sólo con la esperanza de que en el futuro se conviertan en estrellas sino por todos los beneficios que aporta.

En las grandes ciudades existen grupos de teatro para niños más o menos gratuitos, y seguro que si buscáis a vuestro alrededor encontraréis una opción que se adapte a vuestros horarios y bolsillos. En Madrid, por ejemplo, el Taller de teatro Asura ofrece cursos especiales para niños, como también lo hacen en El Almadén.

Si no os convence ninguna de estas opciones, siempre podéis comenzar en vuestro colegio un taller de teatro extraescolar o consultar en alguna parroquia, ya que hay muchas que organizan obras de teatro en junio en la que participan niños y adultos.

Si podéis elegir, buscad obras creadas especialmente para los niños o adaptad una que os guste para que no se haga demasiado larga y para poder entender todas las palabras. Me gustan un montón los clásicos, pero en vuestra librería favorita seguro que os pueden dar ideas para no complicar demasiado la obra y que tenga tantos personajes como niños decidan participar.

Más información | Asura y El Almadén
Imagen | Sowbizsuperstar

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario