Carlos Andreu, consultor, coach y padre: "la gestión de uno mismo va a ser la habilidad clave en el futuro"

Sigue a Peques y Más

Carlos Andreu El Chupete 2012

En Peques y Más es un placer presentaros a Carlos Andreu. Está casado con Alicia y es padre de cinco hijos: Alvaro, Leyre, Marta, Almudena y Mariola. Fue el primer ponente de la VIII edición de El Chupete 2012 donde Carlos, que se presentaba como coach, consultor y padre, respondió las preguntas que varios niños le realizaron y además llenó la sala de motivación y optimismo.

Carlos es Master en Dirección y Administración de Empresas (MBA) por el IESE – Universidad de Navarra. También es licenciado en Derecho por la Universidad de Zaragoza. Es profesor habitual de Universidades españolas como la de Navarra, el CEU, la Antonio de Nebrija y de Escuelas de Negocios como IESE-IRCO, Instituto Internacional San Telmo, El Centro de Ibercaja, etc. Además es profesor visitante de otras Universidades como la de los Andes en Chile o la Iberoamericana en México. En el inicio de su carrera profesional ocupó puestos directivos comerciales en empresas de distribución de suministros industriales. Tras siete años en Iter Consultores, actualmente dirige su propia empresa de consultoría, formación y desarrollo. Es autor del best seller “Del ataúd a la cometa” (Ed. Viceversa) del que se han publicado ya ocho ediciones.

Coach, Consultor y Padre. ¿Qué significa esta mezcla de conceptos?

Significa una vida un poco caótica y equilibrista si uno quiere llegar a todo. En el fondo todo está muy alineado con lo que tiene que ver con desarrollo y educación. Tratar de sacar lo mejor de las personas sean estas profesionales, o tus hijos. Edmundo D´Amicis dijo que lo más bonito que se le puede decir a un hombre después de “padre” es “maestro”. Tengo mucha suerte, ganarte la vida ayudando a otras personas a mejorar como personas y como profesionales reconforta mucho, y poder asumir la responsabilidad de dejar este mundo un poco mejor para mis hijos y gracias a ellos, pues casi nada.

Cuáles son las preocupaciones de los niños entre los 5 y los 12 años

Yo creo que básicamente a esa edad son curiosos. Es la edad de preguntarlo todo, de querer saberlo todo. Es la edad en la que te das cuenta que ellos han nacido con cosas que tú ni imaginaste. Mira como se manejan en esa edad con la tecnología (teléfonos, smartphones…) y nosotros apenas entendemos que el vídeo se pudiera programar. Es la época en la que debemos inculcarles a ellos todo lo bueno que podamos. Todas las virtudes y valores que nunca jamás olvidarán. Aunque a los 14 con la adolescencia les entre la rebeldía y parezca que se hayan olvidado, esas cosas quedarán grabadas a fuego en su corazón. En esos años son como esponjas. Si de pequeños les enseñamos el valor de la responsabilidad, del compañerismo, de la generosidad, de la humildad, del perdón no se les olvidará nunca.

Son años críticos en la educación de nuestros hijos.

Es posible ser amigo de los hijos

Claro, pero no podemos olvidar “ser padres”. Los niños necesitan un referente de autoridad, pero ganada desde la confianza, desde esa “amistad” por la que me preguntas. Cuanto más tiempo dediquemos a nuestros hijos más amigos suyos seremos, pero no podemos olvidar que necesitan la figura paterna y materna como responsables de su desarrollo y como referentes en su maduración hacia la adolescencia.

Cómo se puede motivar a los hijos

Creo que la pregunta sería “¿Cómo no desmotivarles?”.

Un niño de 7 años está motivado “de serie”. Tiene una carga de ilusión, de ganas, de fuerza muy por encima de lo común.

Cualquier cosa le entusiasma. Desde pequeñitos los niños prefieren jugar con el envoltorio que con el regalo, porque pueden crear cosas, imaginar que es un barco, un avión, que vuela. Normalmente van al colegio encantados, con ganas de hacer nuevos amigos, de conocer nuevos profesores, de aprender nuevas palabras, nuevos conceptos, de ir de excursión. Los adultos debemos de aprender de ellos. A nosotros nos dicen: “mañana iremos a la playa”, y sólo vemos pegas: va a hacer mal tiempo, habrá atascos, hay medusas, etc. Los niños ante el mismo anuncio se preparan su mochila, no duermen casi.

Lo importante es que sepamos aprovechar esa fuerza interior que ellos tienen para inculcarles hábitos buenos y para que sean capaces de afrontar el mundo que les queda por vivir con ese mismo entusiasmo y energía con el que han nacido. Sin perder un ápice. Y en eso el ejemplo hace mucho. Si nosotros nos mantenemos ilusionados, expectantes, motivados por las cosas, ellos los serán también.

Cómo pueden los padres conciliar la vida profesional y la personal

¡La pregunta del millón!. Es difícil. Sin duda. Hay cosas “macro” que deberían cambiar como por ejemplo medir más por resultados que por “calentar la silla”, pero cada uno de nosotros puede hacer pequeñas cosas para trabajar en esa conciliación. Tener presente las cosas de la familia tanto o más que las del trabajo, pequeños detalles como una llamada inesperada, llevar unos dulces a casa para la familia después de trabajar, tener ratos de desconexión total (no tener la blackberry en la mesa de la cena, o a partir de una determinada hora). Es un juego de equilibristas. Siempre en la cuerda floja. Pero seguro que todos podemos encontrar pequeños detalles como esos: contarles un cuento a los niños en la cama todos los días, o una vez a la semana, cada uno en función de sus posibilidades. O dejarles una nota al despertar en la mesilla si uno ha tenido que salir antes de hora de casa.

Cómo está impactando el uso de la tecnología en la educación de los niños

Es el gran dilema, porque no tenemos “resultados”. Está claro que la tecnología abre un inmenso mundo de posibilidades en la educación. Imagínate que en un tablet podemos tener TODO. Eso es muy mucho. Pero también implica una gran responsabilidad especialmente en las casas. Los padres no siempre estamos formados en estos temas. No sabemos lo que hay en Internet y qué recursos positivos podemos encontrar. Porque también los hay negativos.

Como padres debemos formarnos para poder ayudar a nuestros hijos en esta navegación, absolutamente necesaria, y tan desconocida para nosotros.

Revistas como la vuestra pueden hacer una gran labor divulgando contenidos, sitios en Internet que puedan servir a los padres para formarse a ellos mismos, o para activar recursos para sus hijos.

Crees que es necesario un control del uso que se hace de Internet por los hijos

Sin duda. Un niño con 5 o 6 años no sabe lo que está bien y lo que está mal. Por eso disponer de un filtro es necesario. El ideal sería que pudiéramos enseñar a los niños a manejarse con libertad y por supuesto con responsabilidad. Pero eso no se lo podemos pedir a un niño de 6 años, por ejemplo. Y en Internet hay contenidos que a un niño de 6 años le pueden hacer daño de verdad. por eso creo que el control tanto en los contenidos como en el tiempo son necesarios.

Es muy bueno que un niño tenga un horario determinado de uso de la tecnología. Que acceda a Internet X tiempo al día y que no haga de Internet el centro de su día. Los niños necesitan conectar con otros niños, interactuar, cara a cara, tocándose, hablando, jugando físicamente. Eso les ayuda a desarrollarse mejor, a romper problemas de timidez y sociabilidad. Sin cerrar las puertas a Internet no podemos olvidar que somos seres sociales y como tales necesitamos socializar y eso de momento es infinitamente mejor físicamente que virtualmente. Como dicen en una película, la vida, es mejor en compañía. Y mucho mejor en compañía física, claro.

Por qué se enseñan tantos conocimientos técnicos en las escuelas aunque poco o nada de inteligencia emocional

Quizá porque es una cosa bastante novedosa y los cambios en educación son muy lentos.

Aunque está muy demostrado que la gestión de uno mismo va a ser la habilidad clave en el futuro.

Esa capacidad de automotivarnos, autocontrolarnos, autoconocernos y conocer los sentimientos propios y de los demás y actuar en consecuencia va a ser fundamental para cualquier persona.

Como está claro que es importante y a mí no me gusta despejar balones, si las escuelas no lo enseñan, tendremos que enseñarlo los padres, que es nuestra responsabilidad. Así que tendremos que formarnos para transmitir a los hijos esas capacidades que son importantes para su vida. Debemos inculcarles el valor del esfuerzo, de aplazar las compensaciones por un bien futuro mayor, de saber interactuar con otras personas, de gestionar correctamente nuestras emociones. Y en todo ello hay una herramienta vital fundamental que es el ejemplo. Si nosotros lo hacemos, nuestros hijos también lo harán.

Qué recomendaciones tenemos que hacer a nuestros hijos para que se adapten al mundo futuro y desconocido al que nos enfrentamos

Yo creo que sobre todo que no tengan miedo. Que sean valientes, que se atrevan a cumplir sus sueños, que hagan lo que les gusta (siempre que sea bueno) porque eso les hará ser felices de verdad. Por más que lo que hay ahí delante parezca envuelto en nebulosa todo se reducirá a cuatro cosas básicas: su familia, su trabajo, sus amigos y relaciones y su relación con ellos mismos (salud física, mental, espiritual, etc.). Si les enseñamos a cuidar estos cuatro aspectos de la vida (vuelvo a insistir en el ejemplo como recurso educativo) serán capaces de tener claras sus prioridades en la vida. Y eso ya es un arma potente para afrentar el futuro con garantías.

Qué lecciones prácticas podemos poner en práctica los padres/madres con tus obras

¡No!. Nada. Yo no le enseño nada a nadie. Quizá sí que le hago recordar cosas que ya ha oído y que tiene olvidadas o que necesitaba que alguien se las recordara o remachara. Muchas cosas son de sentido común, pero parece que si te las dice alguien “con chaqueta y corbata, subido a un escenario y que no conoces de antes” le vas a hacer más caso. Son cosas básicas: tener claras tus prioridades, saber qué quieres hacer en tu vida, encontrar los porqués que te mueven y que te ayudarán a seguir luchando cada día, ver la parte positiva de la vida, entender que esto es un camino y que tenemos que disfrutar de cada uno de los pasos que demos. Sentido común.

Le damos las gracias a Carlos Andreu por su generosidad y facilidad para haber podido realizar la entrevista y compartir con nosotros parte de su experiencia. Además dejamos el enlace a su página en Internet desde la que se puede conocer más del trabajo de Carlos, de sus obras, de su blog lleno de recomendaciones y especialmente de sus vídeos en YouTube en los que expone con pasión y motivación cómo enfrentarnos a los retos que van apareciendo en nuestras vidas.

Más información | Carlos Andreu
Más información | Callao City Lights (#chupetecitylights)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario