La Asociación española de pediatría de atención primaria advierte que nuestros niños están sobremedicados

Síguenos

Sobremedicado

El pasado jueves 15 de Febrero la Asociación de Pediatría de Atención Primaria celebró en Madrid el noveno curso de actualización en Pediatría de Atención Primaria. En él los especialistas se reunieron para tratar un tema que les preocupa, la salud y el bienestar de los más pequeños de la casa.

Básicamente dejan claro que los niños españoles están sobremedicados por sus padres debido a dos causas fundamentales y que han denominado fiebrefobia y tos.

Quieren dejar claro a los padres que la fiebre es una respuesta del organismo para hacer frente a las infecciones y la tos sirve para eliminar secreciones y piensan que de estar informados estos síntomas no alarmarían tanto a los padres que creen que la fiebre es perjudicial y puede provocar las tan temidas convulsiones, para ello ven necesario la educación sanitaria de los padres.

Los pediatras aconsejan informar a las familias que el uso de antipiréticos o antitérmicos no siempre es necesario, es decir, debemos tratar el dolor o las molestias que causan la fiebre y no la fiebre en sí misma ya que en ocasiones puede llegar hasta a ser perjudicial.

En cuanto a la tos, advierten que el uso de medicamentos anticatarrales y antitusígenos sin acudir a los especialistas puede causar en los niños efectos secundarios como arritmias o trastornos cardiovasculares. Por ello, aconsejan que cuando los peques tienen tos por un proceso catarral debemos procurar que beban mucho liquido, que el ambiente este humidificado y por supuesto sin humo.

Según la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria esto no significa que no estemos atentos cuando los peques tienen de repente picos de fiebre muy altos con los que pueden sufrir convulsiones, lo que aseguran es que precisamente en estos casos se deben utilizar otros tratamientos ya que los antitérmicos no lo previenen y explican que el uso continuado o frecuente de los mismos no son tan eficaces como se cree y pueden suponer un gasto energético injustificado en niños pequeños.

Los padres nos preocupamos, a veces en exceso cuando nuestros peques se ponen malitos, y no debemos olvidar que los medicamentos son química. Porque a veces pensamos que curamos a los niños y nos equivocamos, por ello seguimos recomendando lo mismo de siempre que es acudir a los especialistas para que nos informen y valoren la salud de nuestros niños, nadie mejor que ellos para ayudarnos.

Más información |Asociación de Pediatría de Atención Primaria
Imagen | Liza

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

1 comentario