El lavado de manos es la primera línea de defensa frente a la propagación de enfermedades

Sigue a Peques y Más

Lavado de manos

Lavarse las manos es un acto sencillo para prevenir la entrada de gérmenes en el organismo, nuestro cuerpo está cubierto por la piel que nos protege, pero los niños se llevan con mucha frecuencia las manos a la boca, y en las manos puede haber barro, restos de comida, e incluso algún que otro invitado no deseado.

Es un hábito que debe instaurarse en los hogares, y todos debemos ser conscientes de por qué lo hacemos. Me he dado cuenta en las últimas semanas que no importa lo grande que sea el niño, si hace falta una supervisión por parte de los padres, estaremos ahí para enseñarles de nuevo la importancia de una limpieza minuciosa.

Y me he dado cuenta porque mi hijo se ha vuelto un poco perezoso, y cuando les mando a lavarse las manos, se limita a abrir el grifo (para que yo escuche el agua caer) y cerrarlo instantáneamente. Así que vuelvo a dedicarles unos minutos a la hora del lavado: los suficientes para explicarles cómo conseguir una buena limpieza, y recordarles ‘todo’ lo que se va por el desagüe cuando nos enjuagamos.

Cuando hablamos de gérmenes, lo hacemos pensando en bacterias, virus, hongos y protozoos, y pueden ser transmitidos de muchas maneras diferentes (superficies / comida / agua contaminada, fluidos corporales de un enfermo). Con los niños nos debe preocupar sobre todo que pueden entrar en contacto con ellos después de jugar con la tierra o al abrazar a un amigo que se ha resfriado.

Evitar la entrada de gérmenes en el cuerpo

Si nuestros hijos no se lavan las manos al volver a casa (después detallamos más el resto de ocasiones en la que este hábito es necesario), al tocarse ojos, nariz o boca, los agentes contaminantes pueden entrar dentro del cuerpo. Así que como se suele decir… ‘más vale prevenir que curar’.

Cualquier germen se asustaría si escuchara ‘¡niños, es hora de lavarse las manos!’, porque sólo necesitamos agua y jabón para realizar una limpieza efectiva. Entre 40 y 60 segundos (que poco ¿verdad?) son suficientes para deshacernos de cualquier rastro de suciedad y posibles ‘visitantes’.

Aconsejamos lavarse las manos al regresar a casa después del cole o de jugar en la calle, tras acariciar a las mascotas, después de ir al baño, antes de preparar comida y de comer, y por supuesto cuando hemos visitado algún familiar o amigo enfermo.

Según estudios de la OMS el lavado de manos puede prevenir más muertes o infecciones que las vacunas

¿Hay una forma correcta de lavarse las manos?

Pues resulta que si, y la verdad es que no resulta complicada (además de que tardaremos muy poco tiempo, por eso resulta útil que nos lavemos junto a los niños):

Como ya os he contado sólo necesitamos agua y jabón (en pastilla o líquido), el agua debe estar preferentemente tibia (no caliente). El primer paso es mojar las manos, y después cogeremos un poco de jabón por cada uno de nosotros y frotaremos enérgicamente; si utilizamos pastilla la restregaremos un poco entre las manos para conseguir espuma con la que lavarnos.

Los niños tienen tendencia a lavarse las palmas y ¡ya está!, pero les tenemos que enseñar a prestar atención a los dorsos, zona inter digital, dedo pulgar y muñecas.

Vamos con las uñas: es conveniente tener en casa un cepillito especial, aunque yo siempre procuro que las tengan bien cortas. A veces utilizamos la pastilla de jabón para frotarla contra las uñas. Lo que queda claro es que no podemos olvidarlas porque además de la suciedad pueden albergar diminutos huevos de algún parásito.

También se lavaran las manos cuando

Hayan tocado pomos de puerta o griferías en lavabos públicos (por ejemplo), después de ayudarnos en el jardín. O cuando estornuden o se limpien los mocos.

Enseñadles también a enjuagar bien porque si se queda el jabón adherido a la piel tampoco servirá de mucho (puesto que contiene los contaminantes que hemos quitado de nuestro cuerpo).

Las costumbres se convierten en hábito a fuerza de repetirlas, y los padres debemos convertirnos en modelos y guías de los niños.

Imagen | edenpictures
En Peques y Más | El exceso de higiene hace a los niños más vulnerables a las enfermedades y alergías, Es muy importante extremar las medidas de higiene para la prevención de la parasitosis intestinal

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario