Síguenos

bullying1.JPG

Acabo de leer en los diarios la noticia que nos cuenta como la princesa Aiko, hija única del heredero al Trono de Japón, Naruhito, ha dejado de acudir temporalmente al colegio tras haber sido víctima de “acoso escolar” por un grupo de compañeros. Como vemos, esto del acoso escolar no entiende de clases sociales ni de sangres reales.

La pequeña Aiko, víctima de lo que internacionalmente conocemos como Bullying o acoso escolar, había mostrado de un tiempo a esta parte síntomas físicos como dolor de estómago y ansiedad, que junto a otros factores del estado de salud y emocional de nuestros hijos nos pueden dar las claves para reconocer este tan importante como delicado problema en nuestros pequeños.

A continuación anotaré diversos síntomas que nos pueden alertar de que nuestros hijos puedan estar sufriendo acoso escolar y así ponernos manos a la obra para comenzar a trabajar para ayudar a nuestro niño de esta situación.

Indicadores de Buylling en niños o adolescentes que se pueden observar en casa:

  • Presencia de lesiones físicas.
  • Pérdida o rotura de pertenencias.
  • Cambios de humos muy acusados.
  • Tristeza o síntomas de depresión.
  • Pasar mucho tiempo sólo y no salir con amigos.
  • Descenso en su rendimiento escolar.
  • Miedo a ir al colegio, o poner excusas para faltar.
  • Síntomas psicosomáticos (vómitos, dolores abdominales) antes de ir al colegio.
  • No hablar del colegio.

En el medio escolar se podrían dar los siguientes indicadores de que un alumno está siendo acosado:

  • Absentismo escolar frecuente.
  • Descenso en el rendimiento escolar.
  • Apatía, abatimiento, tristeza.
  • Alumno que no es escogido para trabajo de grupo.
  • Soledad, ausencia de relaciones en el colegio.
  • Murmullos, risas por lo bajo, cunado un alumno entra en clase o contesta a una pregunta.
  • Viene con golpes o heridas del recreo.
  • Casi siempre sale de casa con el tiempo justo, o sale el último o el primero de la clase para no coincidir con los agresores.
  • Se pone nervioso al participar en clase.
  • Conflictos frecuentes con los mismos compañeros.

Espero que os sean de utilidad estos indicadores para reconocer cualquier signo de acoso en vuestros hijos y si es así tomar medidas en referencia a este difícil problema para solucionarlo lo antes posible. Ojalá que la pequeña Aiko en breve si lo desea pueda volver a la escuela y tener una infancia feliz y sin ningún tipo de acoso por parte de sus compañeros.

Vía| El Mundo
Más información| Psicologoescolar.com
Imagen|Chesi Fotos CC en Flickr
En Peques y Más|¿Necesita mi hijo un psicólogo?(el acoso escolar)

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario