Los estilos de crianza 'modernos' afectan negativamente al desarrollo del cerebro

Síguenos

Prácticas de crianza sociedad moderna

Cuando nuestros hijos eran bebés nuestro instinto nos decía que los cogiéramos a brazos y consoláramos cuándo lloraban. Sin embargo muchos padres sucumben ante los consejos de familiares, amigos, vecinos y compañeros de trabajo.

‘Si lo sacas del cochecito lo malcriarás’, ‘¿todavía le das pecho con ocho meses?’, ‘tú no te das cuenta pero te está tomando el pelo’. En el breve espacio temporal que ha transcurrido desde que nuestras abuelas criaron, y hasta la actualidad, muchos papás y mamás han desaprendido los principios básicos de una crianza saludable y respetuosa, llegando a olvidar que todos los miembros de una familia están en el ‘mismo barco’ y que los bebés y niños pequeños no quieren fastidiar, sólo es que nos necesitan.

Pero ahora un conjunto de investigadores multidisciplinares de la Universidad de Notre Dame (Indiana) han ‘sacudido’ las creencias de las madres y los padres modernos al afirmar que nuestras prácticas para con los niños impiden el desarrollo saludable de su cerebro y emociones.

Darcia Narváez es profesora de psicología en Notre Dame, y está especializada en desarrollo moral de los niños. Está convencida de que nuestra sociedad ha adoptado como normales (aunque no sea lo natural) algunas prácticas desacertadas como la utilización de leches de fórmula, el hecho de ignorar a los pequeños que lloran o están inquietos, y la separación desde que los bebés tienen pocos meses, de los padres por la noche.

Esta investigadora afirma que los estilos de vida de los jóvenes estadounidenses han empeorado, si los comparamos con los que tuvieron su edad hace 50 años. Los Estados Unidos han mostrado una tendencia a la baja en las prácticas saludables de atención a necesidades básicas de los bebés (algo que, no olvidemos, también se produce en países de Europa), y esto tiene repercusiones en la vida adolescente y adulta de los niños

Los estudios demuestran que la respuesta a las necesidades del bebé influye en el desarrollo de la conciencia, que el contacto con el cuerpo de los padres influye en el control del estrés y la empatía, y que el juego libre en la naturaleza influye en las capacidades sociales.

Crianza con apego

Puede que como resultado de las modernas prácticas de crianza, o por la suma de varios factores, en Estados Unidos se viene observando un aumento de los casos de ansiedad y depresión (también en niños), así como un aumento de conductas violentas y delictivas. La empatía es el eje del comportamiento moral, y sin embargo es un valor que se pierde en las sociedades actuales.

Los déficits tempranos pueden recuperarse porque el lado derecho del cerebro (que además de la creatividad regula la empatía) sigue creciendo durante toda la vida. Aunque este estudio viene a ser una llamada de atención a padres, madres, cuidadores y familiares de bebés y niños pequeños.

Hay un apunte en el artículo de la Universidad mencionada que nos impulsa a volver la vista atrás y a considerar la posibilidad de aprender de quienes nos antecedieron (en concreto de las sociedades cazadoras / recolectoras), ya que al darnos cuenta de que una adultez saludable es producto de una niñez con apego, puede que decidamos cambiar nuestras prácticas.

Imágenes | tatoruso, furiousmadgeorge
Vía | La Razón Digital
Más información | University of Notre Dame
En Peques y Más | Supernanny utiliza métodos basados en el control de los comportamientos, donde la afectividad juega un papel muy escaso, En ‘Reflexiones sobre crianza respetuosa’ se han recopilado los temas que más preocupan a padres de niños pequeños, Cuando los niños crecen ¿subestimamos la crianza?

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario