3Doodler es un bolígrafo para dibujar y pintar en 3D creando un objeto físico que se puede tocar

Síguenos

Hace muchos años mis padres me llevaban los domingos al Parque del Retiro donde había un montón de mesas con artesanos que fabricaban y vendían bicicletas hechas con alambre. Verles trabajar era impresionante, cogían el alambre, lo retorcían con unos alicates y le iban dando forma hasta conseguir crear una bicicleta con un solo trozo de alambre y de un tirón. Creo que las vendían a 100 pesetas, unos 60 céntimos de euro.

Ahora se presenta 3Doodler, un bolígrafo, o al menos así se coge y se puede manejar, que permite realizar dibujos en 3D con unos resultados que me recordaron a aquellas bicicletas de alambre aunque ahora se pueden construir y dibujar un montón de cosas. El 3Doodler puede dibujar en el aire y los trazos se mantienen permitiendo realizar construcciones complejas.

El material empleado es plástico ABS, parece que es un tipo de material empleado en las impresoras en 3D, y puede escribir sobre una superficie o sin ella. El funcionamiento es muy sencillo, sólo hay que enchufar el lápiz a la corriente eléctrica y esperar a que alcance la temperatura necesaria para fundir el material y escribir en el aire. El plástico entonces se enfría y se obtienen resultados tan espectaculares como lo que se ven en el vídeo.

Se trata de un proyecto de Kickstarter, una iniciativa de estas colectivas que están arrasando en Estados Unidos y que permiten que un emprendedor disponga de fondos para realizar su proyecto a cambio de una compensación.

En este caso el producto no tiene precio definitivo porque todavía es sólo un proyecto. Aunque el plástico ABS que se utiliza sí cuesta entre 20 y 40 euros el kilo el lápiz se estima que puede venderse a unos 40 o 50 euros.

El 3Doodler mide 180 milímetros de alto por 24 milímetros de ancho. Pesa unos 200 gramos y en la página de Kickstarter indican que su uso está aconsejado para personas mayores de 12 años porque una de sus piezas es de metal y puede alcanzar temperaturas muy altas.

Aunque me parece que es un proyecto de estos que lucen de forma espectacular y atractiva en un vídeo sí que muestra un camino que seguramente tendrá éxito, y es el de trabajar con los plásticos que permiten imprimir en 3D y obtener aplicaciones de todo tipo. Y seguro que los niños formarán parte del objetivo de las inversiones y pronto veremos productos para que los niños realicen sus propias creaciones como muñecos, complementos, utensilios, etc.

Vía | Yorokobu
Más información | 3Doodler

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario