Esta sección y sus contenidos han sido contratados específicamente por la marca que se menciona Volver a Peques y Más.com

Comentarios

Últimos

Lo+comentado

Al agua patos: la seguridad en la playa

1 comentario

Seguridad en la playa 1

Estamos ya en Julio y esto significa que estamos en pleno verano, época del año en que apetece, y mucho, darse un baño con los niños, tanto para refrescarnos como para pasar un rato divertido. Algunos padres eligen destinos de viaje donde hay piscinas y/o parques acuáticos, otros buscan un paraje más natural, las playas, con su arena, su inmenso mar y, cómo no, sus riesgos.

Como la idea en vacaciones es disfrutar, relajarte, jugar un poco con los niños y al final del verano volver a nuestra rutina habitual, sanos y salvos, hemos de tratar de ir a la playa teniendo en cuenta que en general es un sitio al que tenemos poco miedo, pero cuya peligrosidad no debemos obviar por una simple razón: los niños no siempre son capaces de sopesar los riesgos y es nuestra responsabilidad velar por ellos.

Cuidado con el sol

Yo no sé vosotros, pero mi madre no nos compraba crema nunca y cada verano era un suplicio andar con los hombros más que quemados (además del riesgo de cáncer que existe con el tiempo). Debemos ser cuidadosos con el sol por el riesgo de quemaduras en la piel y por el riesgo de insolación, así que el primer consejo es ir a la playa en las horas en que el sol es menos intenso, es decir, evitando ir entre las 12 y las 16 h.

Teniendo el horario controlado tendremos que tener cuidado además si tenemos niños menores de un año, que deberían estar debajo de una sombrilla. Aún así deberemos ponerles crema, tanto a ellos como a los mayores. A los menores de 6 meses suele recomendarse no aplicarles crema, por el riesgo de producir reacciones alérgicas. Lo recomendable en estos casos es utilizar cremas con filtro físico, diferente al filtro químico habitual, porque no se absorbe. A partir del año y medio pueden utilizarse ya las cremas habituales, siempre con factores elevados. La crema, además, debe volver a aplicarse cada 2-3 horas, aunque si estamos con niños pequeños yo lo que haría a las 2-3 horas es volver para casa. Si seguimos en la playa, además de volver a ponerles crema, tendremos que tener en cuenta que necesitan hidratarse, dándoles agua a menudo.

No quitarles ojo, nunca

Seguridad en la playa 2

Los niños suelen moverse en un entorno cercano al de los padres, con sus cubos, playas, pelotas, palas y bañándose en la orilla. Es cierto que en la orilla el agua suele cubrir poco, pero es que no hace falta mucho más para que un niño corra riesgos. Tanto si saben nadar como si no deberemos vigilarles, sin quitarles ojo. Evidentemente, si no saben nadar, deberemos estar con ellos, compartiendo tiempo y espacio en el agua, para que no haya peligros.

Es recomendable, si vamos a estar varios días yendo a la playa, ponernos siempre en el mismo lugar. Así tendrán, además de nuestra referencia, la del lugar en el que estamos, por si se alejaran jugando o nadando. Si hay alguna torre de socorrista, "chiringuito" o algún punto un poco conocido mejor, así podrán tener la referencia incluso si se han alejado un poco (hablo de niños mayorcitos o adolescentes, claro).

Para los más pequeños existen calcomanías o pulseras identificativas que pueden ser una buena idea como medida extra.

Cuidado al entrar al agua

Lejos quedó ya aquello de "no te mojes hasta que pasen dos horas tras haber comido", que nos comíamos un bocadillo y el tiempo de espera era tortuoso por no poder bañarnos. Digo que lejos quedó porque el corte de digestión no existe como tal, es decir, no es peligroso que el agua toque nuestro cuerpo con comida en el estómago. Lo que es peligroso, en todo caso, es que nuestro cuerpo cambie bruscamente de temperatura, hayamos o no comido.

Con esto quiero decir que debemos tener cuidado al entrar al agua, por el cambio de temperatura. Es mejor hacerlo de manera gradual, metiendo primero los pies, mojando las muñecas, el cuello, el pecho y la barriga. Caminando despacio hacia adentro para que el cuerpo se vaya acostumbrando a la temperatura del agua y yendo más despacio aún si los niños están sudados, si han estado corriendo o jugando, pues el cambio será aún más brusco.

Cuidado con los animalitos

Y especialmente con las medusas. En las playas debemos convivir humanos y animales, así que aunque la mayoría de animales del agua son inofensivos y huyen ante nuestra presencia, las conocidas y temidas medusas campan siempre a sus anchas, a veces incluso en gran número. Vale la pena explicar a los niños cómo son y por qué no hay que tocarlas, incluso cuando están en la orilla (pueden estar muertas, y ya no provocan la reacción urticante típica, pero nunca se sabe).

Respetad las banderas

Seguridad en la playa

Que para eso están. No podemos bañarnos si hay bandera roja, y si hay bandera amarilla tampoco es recomendable. En alguna ocasión me he bañado con los niños con bandera amarilla y al final me he salido por ver que estaba corriendo riesgos innecesarios (olas demasiado fuertes, corrientes indeseables, etc.).

Cuidado además con los flotadores e hinchables como colchonetas y cosas así. Muchas vuelcan fácilmente, no son útiles como salvavidas (que no se metan en aguas profundas) y el mar puede llevarlas a su antojo a lugares peligrosos si hay resaca.

No les quites el bañador

Es mejor que jueguen y corran con el bañador puesto. La arena puede ser una fuente de infecciones si está mucho tiempo en contacto con las zonas genitales, así que, aunque es muy habitual ver a los pequeños corriendo desnudos por ahí, sentándose en cualquier parte, es mejor no hacerlo.

Heridas y golpes

Las heridas y los golpes son poco frecuentes en las playas, porque la arena permite caernos sin hacernos el mismo daño que en terrenos mucho más duros. Suelen suceder si son playas con muchas rocas o piedras o si los niños chocan unos con otros, por ejemplo. El modo de actuar sería el mismo que el explicado en días anteriores, así que os remito a la entrada "Caídas y golpes: No hay que asustarse. Primero valorar, luego decidir" donde podéis leer todas las indicaciones.

Fotos | Rolfe Kolbe, Miguel, Kasey Eriksen en Flickr En Peques Seguros | ¡Al agua patos! Seguridad en la piscina, El minibotiquín para la mochila de los peques en verano

+ Deja tu comentario

Comentarios