Sigue a

Dermatitis

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que suele presentarse en forma de brotes y cuyo síntoma mas típico es el intenso picor. Aunque puede desarrollarse a todas las edades, es más común en bebés y puede comenzar a la edad de 2 a 6 meses.

Es el segundo problema de dermatosis por orden de frecuencia, suele darse entre el 10 y el 20% de la población general en los países desarrollados y es motivo frecuente de consulta, no sólo al dermatólogo sino también al médico de Atención Primaria.

Las principal causa que se suele dar para el desarrollo de la misma, es tener antecedentes personales y familiares de manifestaciones alérgicas, como por ejemplo, el asma, la rinitis alérgica o el eccema. Además, también puede existir una alteración de la inmunidad, que hace que el sistema inmunológico esté más estimulado de la cuenta y reaccione de forma exagerada ante esos alérgenos e irritantes.

Los síntomas que suelen aparecer, son rojeces en diversas zonas de la piel, especialmente en los pliegues de detrás de las rodillas, del interior del codo, en las axilas y en las ingles, también aparecen en la nuca y en los dorsos de pies y manos. En todos estos casos la piel afectada tiene un aspecto pálido, engrosado, extremadamente seco, con descamación e incluso con costras que aparecen como consecuencia del rascado.

Cuando vayamos al dermatólogo con los peques, será este especialista quien diagnostique al peque en función de los antecedentes personales o familiares de enfermedades atópicas y a pruebas como la reactividad inmediata a las pruebas cutáneas, blanqueamiento tardío a agentes colinérgicos, cataratas subcapsulares anterior o posterior, etc.

El cuidado de este tipo de pieles con dermatitis atópica ha de ser constante, ya que es más sensible a las agresiones externas. Si el manto ácido de la piel se recompone, disminuye la sequedad y con ella el picor, que es el principal síntoma. Los productos que se deben emplear para la higiene han de ser hipoalergénicos y poco irritantes, por ejemplo, se deben evitar los jabones alcalinos y es preferible que no tengan perfume.

No obstante y como siempre os recomendamos, nada de automedicarse, lo más sensato es acudir al especialista médico que nos diagnosticará y nos establecerá el tratamiento apropiado para este tipo de problemas.

Más información | ADEA – Asociación de familiares y pacientes con dermatitis atópica
Imagen | Lotus Carroll

Deja un comentario

Ordenar por:

0 comentario